Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Propiedades de la mandarina

La mandarina (Citrus reticulata) es muy parecida a la naranja, pero más pequeña y de forma esférica. Sus colores varían desde el amarillo verdoso hasta el rojo anaranjado, contiene una pulpa dulce y jugosa que se divide en 10 ó 12 gajos; es considerada una de las frutas más preciadas por sus múltiples propiedades culinarias, cosméticas y medicinales.

En la gastronomía, la cáscara de la mandarina se usa para saborizar gelatinas, caramelos, gomas de mascar, panes, bebidas carbonatadas y licores. Se utiliza igualmente en la elaboración de aceites con los que se sazonan las ensaladas, carnes, pescados y mariscos.

Con el aceite de mandarina se elaboran cosméticos que se emplean para proteger la piel de forma natural, ayudando a disminuir las manchas solares y evitar el envejecimiento prematuro así como la aparición de arrugas. Estos productos además favorecen el crecimiento del cabello y eliminación de canas.

Por otro lado, el alto nivel de nutrientes de la mandarina nos protege contra problemas cardíacos, infecciones, anemias, alergias, diabetes y varios tipos de cáncer. Asimismo, contribuye a combatir el colesterol, estreñimiento, presión arterial, deshidratación, obesidad y estrés.

En México, la producción anual de mandarina asciende a más de 291,000 toneladas, siendo los estados de Veracruz, Puebla y Nuevo León los principales productores de este fruto que se cosecha entre los meses de octubre y diciembre, época durante la cual ofrece mayor rendimiento y calidad.

Datos curiosos:

Se cree que el conquistador español, Bernal Díaz del Castillo, introdujo dicha fruta en México en el año 1518; por Tonalá, Veracruz.

Se cree que el término mandarina se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por