Orégano de Tedzidz

 

De lo mejor que hay en Yucatán

Por Jorge Alanis Zamorano

San Antonio Tedzidz, pequeño poblado perteneciente al municipio de Samahil, fuimos invitados a conocer una actividad que promete y ha dado mucho. Allá, comienzan con un importante proyecto que traerá grandes beneficios económicos a la población y a los clientes en cuestión de salud- ya que están elaborando jabones, champús, pomadas y caramelos, utilizando como base la hoja del orégano. La cosecha es de manera natural, “raspado” le llaman y, se trata de deshojar las matas mismas que entre otras cosas, protegen sus cultivos de cítricos contra algunas plagas.

La variedad Lippia graveolens conocida como: orégano de monte, romerillo de monte, organillo loco, es buscado en la industria farmacéutica por el activo demandado sobre todo para aceites esenciales, se trata del carvacrol, que según investigaciones es benéfico para la salud y utilizado contra insectos. Otro dato importante es que Tedzidz es el centro natural de dicha variedad junto con Kinchil, Tetiz y Hohuayum.

José Medina y don Gonzalo Chalé nos guían en medio de las plantaciones donde hay cítricos. Nos cuenta José que esta planta de orégano ha sido el sustento para la comunidad en general, que muchos ahí no tienen trabajo a las afueras y que se sostienen únicamente de ello. Las hojas las venden en bultos (costales), sin embargo, están con la firme idea de exportar a otros países, entrar a otros mercados. Tienen la ventaja de contar con la hoja todo el año. Todos han incorporado la planta en sus unidades de producción de cítricos. Por su parte, don Gonzalo nos comenta que cada vez tienen más conocimiento sobre la actividad lo que les permite ingresar a nuevas formas de trabajar su preciada hoja de orégano.

Manuel Silveira, extensionista, es quien acerca la enseñanza, tecnología y procesos a los productores. Asiste al terreno de cultivos, ha trabajado con ellos y nos cuenta que, como todo, el acercamiento se pudo tornar un tanto difícil, sin embargo, nos dijo: “La gente es muy amable y aceptó implementar acciones según las necesidades requeridas. El orégano fue el principal proyecto a tratar y mostrar otra técnica para el secado que ha permitido avanzar con éxito. Como todo proceso de trasformación la experiencia ganada fue romper con la incredulidad y ver los productos terminados. El cambio de trabajar por años vendiendo el orégano a granel y después darle valor agregado fue gratificante para los productores, así como para el servicio del extensionismo”.

Aunque el trabajo con el extensionista es de seis meses, Manuel Silveira a estado con ellos por más tiempo. Hoy día están cambiando técnicas de trabajo como el secado para buscar la venta con la industria transformadora y por supuesto a mercados fuera de las fronteras estatales y nacionales. A pesar de que se ha ganado la confianza de los productores sabemos la dificultad a la que se enfrentan para modificar usos y costumbres en el campo, sin embargo, Manuel confía, dados los resultados, en la perseverancia y sobre todo que en el camino ellos se dan cuenta de los beneficios que logran y que cada vez van en aumento.

 

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>