Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

6.8% de las personas activas se dedican al campo

Mientras que en Tabasco 6.8 de cada 100 personas ocupadas se dedican a trabajos del campo, 11 estados de la república tienen mayor porcentaje respecto a la media nacional, oscilando entre 33.8% de Chiapas, 30.2% de Oaxaca y 28.8% de Guerrero, que son las que más destacan.

Esto lo dio a conocer el INEGI en el marco del Día del Trabajador Agrícola, que se celebra el 15 de mayo, y destacó que en México la población de 15 años y más ocupada en actividades agrícolas, es de 5.5 millones de personas a diciembre de 2015.

Por: José Guadalupe Pérez / El Heraldo de Tabasco

De estas, 56% son agricultores y 44% trabajadores agrícolas de apoyo como peones o jornaleros, además de que de estos ocupados, 11 de cada 100 son mujeres.

Las entidades de Chiapas, Guerrero, Michoacán de Ocampo, Oaxaca, Puebla y Veracruz de Ignacio de la Llave, concentran 58.7% de estos ocupados.

Las 21 entidades federativas restantes están por debajo de la media nacional, con proporciones que van de 10% de Tlaxcala, Campeche y Durango, hasta menos del 1% de Nuevo León y Ciudad de México.

De acuerdo al INEGI, la edad promedio del trabajador agrícola en México es de 41.7 años, y el promedio de escolaridad de la población con esta ocupación es de 5.9 años, esto es, tienen la primaria incompleta, además, de cada 100 trabajadores agrícolas, 24 hablan alguna lengua indígena.

Un trabajador agrícola gana en promedio 18.5 pesos por hora laborada, pero de cada 100 trabajadores agrícolas de apoyo (peones o jornaleros), 66 son remunerados y 34 no reciben ningún ingreso.

Cabe señalar que México cuenta con un territorio de 198 millones de hectáreas, de las cuales 30 son tierras de cultivo, 115 de agostadero y 45.5 son bosques y selvas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la participación de la agricultura en el producto interno bruto (PIB) nacional es de 4%, pero su incidencia en el desarrollo económico y social del país es mayor, pues prácticamente toda la producción de alimentos se origina en este sector (incluyendo la pesca), siendo fundamental en la seguridad alimentaria, el costo de vida y el ingreso real del conjunto de la población.

Además, los productos agrícolas son la base de un gran número de actividades comerciales e industriales, con lo que su contribución sectorial al PIB de México supera el nueve por ciento. Asimismo, constituye una actividad fundamental en el medio rural, en el cual habita todavía una parte altamente significativa de la población nacional (aproximadamente 24 millones de mexicanos, esto es, casi la cuarta parte).

El trabajador agrícola mexicano, entendido como los hombres y mujeres que siembran y cultivan el campo y cosechan sus productos, históricamente ha tenido una función fundamental en nuestro país, asegurando diariamente con su trabajo que no falten los alimentos en nuestras mesas.

PRINCIPALES ACTIVIDADES AGRÍCOLAS

En general los trabajadores en actividades agrícolas realizan tareas como la siembra, poda, deshierbe, cosecha o corte, etc., por tipo de producto (maíz, frijol, hortalizas, café, cacao, tabaco, flores, etc.). Suelen determinar la clase y cantidad de productos que se cultivarán según la naturaleza del suelo, la extensión del terreno, el clima, los implementos agrícolas, la irrigación, entre otros aspectos.

De acuerdo con los resultados del cuarto trimestre de la ENOE de 2015, en México la población mayor de 15 años de edad ocupada como trabajador agrícola es de 5 millones 538 mil 979 personas.

De estas 56% son agricultores4 y 44% trabajadores agrícolas de apoyo (peones o jornaleros).

Entre los trabajadores agrícolas 89% son hombres y 11% mujeres: en los agricultores es mayor la población masculina, pues son 91 hombres y nueve mujeres por cada 100 de estos ocupados. Entre los trabajadores agrícolas de apoyo, 15 de cada 100 son mujeres.

La edad promedio de los trabajadores agrícolas es de 41.7 años; en los hombres es de 41.9 y en las mujeres de 39.8 años. Su estructura por edad muestra una composición relativamente homogénea con un ligero predominio de los grupos de edad más jóvenes (entre los 15 y 29 años de edad).

No obstante, al profundizar en el análisis de esta información por competencia ocupacional, se observa que entre los agricultores predominan los que tienen edades de 40 y más años con 64.4%, mientras que con los trabajadores de apoyo, son los que tienen de 15 a 29 años de edad con 45.2%, por lo que se puede señalar que los primeros constituyen un grupo envejecido y los segundos uno joven.

DISTRIBUCIÓN POR ESTADO

Los trabajadores agrícolas se distribuyen por toda la geografía nacional, especialmente en las entidades de Veracruz de Ignacio de la Llave (12.1%), Chiapas (11.9%), Puebla (11.1%), Oaxaca (9.1%), Guerrero (7.4%) y Michoacán de Ocampo (7.1%), que en conjunto concentran 58.7% de estos ocupados en el país.

Ahora bien, respecto del total de ocupados, la proporción de trabajadores agricultores a nivel nacional es de 10.7 por ciento. Por entidad federativa, son 11 entidades las que tienen mayor porcentaje respecto a la media nacional, oscilando entre 33.8% de Chiapas, 30.2% de Oaxaca y 28.8% de Guerrero, que son las que más destacan, hasta 11.6% de Hidalgo y 11% de Sinaloa.

Las 21 entidades federativas restantes están por debajo de la media nacional, con proporciones que van de 10% de Tlaxcala, Campeche y Durango, hasta menos del 1% de Nuevo León y Ciudad de México.

PROBLEMAS SOCIALES

Sin embargo, de cada 100 trabajadores agrícolas de 15 años y más en el país, 87 saben leer y escribir un recado y 13 no saben, proporción inferior a la que registra el total de personas en esas edades en el país, pues 94 sí lo saben hacer y seis no.

Por grupos de edad, la información muestra cómo de cada 100 trabajadores agrícolas en edades de 15 a 19 años, 95 están alfabetizados, proporción por debajo de la que registra el total de personas en ese mismo rango de edad, pues solo una de cada 100 no sabe hacerlo.

En los grupos de edad comprendidos entre los 15 y 29 años de edad no hay diferencias importantes, pero en los siguientes se acentúan, evidenciando que a mayor edad estos ocupados son más susceptibles a los problemas que conlleva el analfabetismo, que suele restringir el acceso a los beneficios del desarrollo y obstaculizar el goce de otros derechos humanos.

Además, de cada 100 trabajadores agrícolas de 12 a 14 años de edad, 61 asisten a la escuela y 39 no lo hacen; conforme a la Encuesta Intercensal 2015, para la población total en ese rango de edad son 93 de cada 100 de personas los que sí asisten, por siete que no lo hacen.

En los grupos de edad siguientes este indicador disminuye drásticamente para los trabajadores agrícolas, pues de cada 100 de estos ocupados de 15 a 19 años de edad, son 24 los que asisten a la escuela; en el caso de los que están en el rango de edad de 20 a 24 años, son únicamente cuatro de cada 100. Esto contrasta también con lo reportado para esos mismos subconjuntos de población por la Encuesta Intercensal 2015, pues son 62 de cada 100 personas de 15 a 19 años en el país y 26 de cada 100 de 20 a 24 años, los que asisten a un centro educativo.

De este modo se observa que son los agricultores en todos los grupos de edad comprendidos entre los 12 y 24 años de edad, quienes registran los porcentajes más bajos de asistencia a la escuela.

De acuerdo con la ENOE, los trabajadores agrícolas cuentan con 5.9 años de escolaridad en promedio, lo que equivale a tener casi terminada la primaria. Las mujeres trabajadoras agrícolas, están ligeramente por debajo del promedio con 5.5 años de escolaridad y en los hombres este promedio es de 5.9 años.

La distribución por niveles educativos muestra que de cada 100 trabajadores agrícolas, 50 cuentan con estudios de primaria, 26 de secundaria, nueve de nivel medio superior, dos más con estudios superiores y los restantes no tienen escolaridad. Según la competencia ocupacional, los agricultores presentan un comportamiento similar al del conjunto de trabajadores agrícolas, no así los de apoyo quienes registran una mayor participación en los niveles de secundaria y medio superior primordialmente.

SECTOR DE ACTIVIDAD

El sector en que se emplean 99 de cada 100 trabajadores agrícolas es el primario o agropecuario, esto es, en la agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca.

Por tipo de unidad económica, 68.5% de los trabajadores agrícolas laboran en empresas y negocios (prácticamente todos los negocios no constituidos en sociedad), y 31.2% en el sector de los hogares (usualmente en la agricultura de subsistencia). Entre los hombres estas proporciones no varían en demasía cuando se analizan por un lado a los agricultores y por el otro a los trabajadores agrícolas de apoyo.

En cuanto a las mujeres hay una variación importante por competencia ocupacional, según tipo de unidad económica, pues de cada 100 agricultoras, 75 laboran en empresas o negocios y 25 en el sector de los hogares. Entre las trabajadoras agrícolas de apoyo, 36 de cada 100 laboran en empresas o negocios y las otras 64 en el sector de los hogares.

Entre los trabajadores agrícolas predominan los que son subordinados y remunerados con 42%, seguidos por los que trabajan por su cuenta con 36.9% y los que no reciben remuneración con 16.2%; solo 4.9 de ellos emplean a otros trabajadores.

Considerando la competencia ocupacional de los trabajadores agrícolas, se observan diferencias importantes. En el caso de los agricultores, de cada 100 de ellos, 65 trabajan por su cuenta, 22 son trabajadores subordinados y remunerados6, nueve empleadores y solo cuatro no reciben una remuneración. En contraste, de cada 100 trabajadores agrícolas de apoyo, 68 son subordinados y remunerados y 32 son trabajadores no remunerados.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Elaboración de Páginas Web

Por solo $2,990

Si estás en Yucatán y necesitas llegar a más gente en el mundo digital...
¡Este servicio es para ti!

Diseño web por