Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Acuacultura en Yucatán, desarrollo de nuevas especies

Especial Rural MX

Cuando hablamos de acuacultura en Yucatán, lo primero que se nos viene a la mente son las granjas de tilapias, las cuales tienen gran demanda en Quintana Roo y que cada vez está más presente en las mesas de las familias yucatecas.

Asimismo, otras áreas relacionadas han tenido mucha aceptación, como lo son la camaronicultura, con proyectos al interior del estado dedicados a la crianza de camarón en agua dulce, agua salobre y otras más salinas (según la variedad del crustáceo); o las granjas ranícolas, en donde se cría la rana toro para ser enviada a otros estados y exportada al extranjero.

Para conocer más sobre esta actividad tuvimos en la mesa de RadioYucatanFM.com.mx al Dr. en Ciencias de la Bioeconomía Pesquera y Acuícola, Miguel Ángel Vela Magaña, quien además es titular de la Dirección de Acuacultura de la Secretaría de Pesca y Acuacultura Sustentables (SEPASY) y cuenta con un amplio conocimiento del tema.

Nuestro entrevistado inició la plática destacando algunos puntos de referencia sobre esta práctica en Yucatán, presente también en ramas como la maricultura con las jaulas marinas y las líneas tendidas, la acuacultura de costa en la que se desarrollan los bivalvos (unos moluscos similares a los ostiones), así como la acuacultura tierra dentro de especies marinas que, en condiciones controladas, se simula su ambiente natural para que puedan crecer óptimamente.

Para llegar a este punto, lo que nadie voltea a ver es el esfuerzo académico que hay en la zona, a través de las instituciones que dentro de sus planes de estudios involucran temas relacionados a la acuacultura desde el aspecto técnico, biológico y económico, que se van entrelazando para constituir los diversos paquetes biotecnológicos requeridos en la actividad, enfatiza.

Al respecto, el Dr. Vela Magaña celebra el hecho de que Yucatán se encuentre en vías de consolidarse como uno de los principales productores de especies de alto valor desarrolladas en condiciones controladas, esto gracias a que en la entidad contamos con una carga del manto acuífero bastante considerable ya que estamos prácticamente flotando sobre una cuña salina, de la cual podemos obtener el agua idónea que permita la producción de dichas especies estando tierra dentro.

Después de un pre tratamiento, estas aguas pueden tener una acción sobre la producción de especies marinas, pues hay que recordar que éstas tienen un proceso de ozmoregulación en su sangre donde van balanceando los iones del ambiente y algunas son más tolerantes que otras; es ahí cuando nos dan un panorama de acciones que podemos desarrollar para la producción de nuevas especies, añade.

Y es que respecto a la acuacultura, el experto subraya que ante todo es una actividad ideada para hacer negocio y por ende, es una actividad de riesgo.

Para hablar de un proyecto acuícola como tal, tenemos que hablar de un proyecto que involucra avances en el proceso nutritivo, en los procesos técnicos, de validación, de crecimiento, de que es una unidad de negocio y un proyecto que define su situación a partir de las cifras del mercado. Después de tener claros estos datos, es cuando ahora sí, un inversor se acerca a los desarrolladores de biotecnología para trabajar continuamente en el escalonamiento de este modelo productivo, explica.

Es aquí donde radica la importancia de las universidades y los centros de investigación, ya que son los encargados de identificar esas especies con la pre-factibilidad a crecer en condiciones controladas, además de realizar las investigaciones pertinentes relacionadas con el sector.

Además, el Dr. Vela Magaña destaca que la piedra angular de la parte productiva es tener claro el modelo de negocio, saber cuál es la capacidad mínima para generar el número requerido de toneladas por ciclo o año, según sea el caso.

Escucha la entrevista completa en nuestro canal de YouTube: Rural MX

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por