Alcanzando el sueño prometido

Educampo, que nadie quede en el camino

 

Los cambios de pensamiento son difíciles pero no imposibles y quien así quiere logra cosas que no podría explicarse sino hasta cristalizar un proyecto. Cuando apoyas a alguien es mejor enseñarle a pescar que darle el pescado, que por sus propios medios tenga la posibilidad de crecimiento y salir de agujero. El sueño guajiro queda en un dicho cuando te muestran el camino, es cambiar la visión, la manera de hacer y actuar, las expectativas… la realidad. Es costumbre -en el campo, por ejemplo- recibir del gobierno apoyos que son directamente relacionados con dinero. Es para su servidor casi común escuchar algo parecido a esto “Estamos esperando a que el gobierno nos apoye para comprar…” ¿y qué sucede cuando el apoyo viene de otra manera? No te doy dinero, te doy la posibilidad de hacer dinero, de convertir tu trabajo en eso que tanto quieres… ¿Se puede? Pues Educampo dice “sembrando trabajo” y por eso me acerqué con el gerente del Programa Educampo aquí en Yucatán, Germán Felipe Galera Albornoz.

Transformar vidas

La metodología de trabajo del programa de la Fundación Educampo es dar elementos a los productores para la toma de decisiones, así como la mejora de condiciones en las que se encuentran.

 

Para no claudicar en el camino

2-YUCTEn un principio motivan al productor en la parte conocida como Desarrollo Humano y con esta base trabajan en otros cuatro ámbitos como: organización, productividad, comercialización y administración. No buscan convertirlos en expertos, pero sí otorgan las herramientas para que tengan un segundo nivel y no se pierda el trabajo que todos realizan. “Es tener conciencia de lo que está haciendo, que reflexione y decida según sus necesidades y a la circunstancia que vive”, señala Germán Galera.

 

¿Qué porcentaje se queda en el camino?

Con honestidad nos dice, y creo que están en buen momento, de cada diez productores yucatecos que ingresan al programa, ocho son los que permanecen, dato que basa en el padrón que va del 2013 al 2017 en el que continúan personas que han logrado éxitos con su trabajo. Cabe mencionar que tristemente el otro 20% que se sale del programa es porque el objetivo que persiguen no es el que buscan. ¿Qué sucede? Pues como Germán atinadamente señala “Tienen muy arraigado el paternalismo, entran pensando qué van a sacar de aquí; pasa un año o dos y como nosotros lo que promovemos es el desarrollo de la persona, de su iniciativa, que reflexione sus decisiones, entonces, terminan saliéndose”. La historia de muchas personas es: recibir dinero y esperar el siguiente programa, sin el interés de ser el protagonista de su propio desarrollo.

El 80% que se queda utilizan los cinco ámbitos que se les enseña y aunque se topen piedras en el camino, siempre encuentran la manera de seguir desarrollando todo lo aprendido. Además, se constituyen como grupo, apoyándose unos a otros aprovechando todos los beneficios que obtienen en el aprendizaje.

“No conozco otro programa que los acompañe tanto como nosotros”

Germán señala que no conoce otro programa que acompañe al productor durante todo su camino. Cuando le sucede un siniestro sabe que la fundación hace un esfuerzo para y por ellos y tienen claro que los siniestros no dependen de nadie, que son cuestiones climáticas. Al final el productor valora el acompañamiento permanente con ellos.

 

Cuando el productor ya tiene las herramientas para ser el protagonista de su propio desarrollo, pero carece de recursos y, es un hecho, muchos de ellos viven al día, apenas les alcanza para comer ¿qué sucede?

6-YUCT“Una vez que se prepara, se activan otras cosas, el productor da mayor importancia a la organización. Aquí es cuando les ayudamos a crear pequeños fondos de ahorro y a realizar gestiones con otras dependencias. INAES aquí en Yucatán ha sido el impulsor para equipar a los grupos. Aclaro que al inicio esas ayudas no se las planteamos a los productores, ya que estarían únicamente por y para recibir recursos. La fundación analiza a los grupos y a cada persona por lo que sabemos quién llegará al final del proyecto. El esfuerzo es mucho por eso hacemos esa distinción y así evitamos caer con las personas que sólo entran para ver qué sacan”.

 

El dinero no resuelve el problema

Durante el camino Educampo aprendió, junto con los productores, que el dinero no resuelve el problema cuando no hay un desarrollo humano, ejemplos, muchos no cumplen con sus compromisos, otros pasan de la cerveza al whisky.

 

Cabe mencionar que Educampo tal y como se señala, durante el acompañamiento existe por sí mismo un seguimiento puntual y registro de todos los avances, un histórico que representa “oro molido” para quienes llevan a cabo algunas otras metodologías o programas de gobierno. Cinco años de trabajo se consolidan con la unión de varios grupos logrando así conformar una fuerza de trabajo que difícilmente alguien puede llegar a mostrar de esta manera. Contacta si estás interesado en trabajar y crecer en serio www.educampo.org.mx.

 

Por Jorge Alanis

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>