Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Amenaza etiquetado a industria azucarera: disminuye demanda del producto

Por Nadia Altamirano. NVI Noticias.

El nuevo etiquetado que advierte de los contenidos de grasas, sodio o azúcar en alimentos y bebidas procesadas ya generó “una ligera disminución de la demanda y consumo de azúcar que afectará a toda la agroindustria.

El problema de estas etiquetas a las que obliga la nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) 051 que entró en vigor el pasado 1 de octubre, radica en que no permite diferenciar entre los endulzantes y la azúcar que proviene de la caña.

“Se tiene que trabajar en la generación de una norma para informar al consumidor del tipo de azúcar que tiene el producto que está consumiendo, el problema es que se habla de azúcares sin hacer distinción entre el que proviene de caña, que es de origen natural, sin procesamiento químico que lo hace mucho mejor para la nutrición, y aquellos que son endulzantes sin nada de azúcar”, señaló el investigador en el Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Luis Solleiro.

Diferenciar entre endulzantes y azúcar

A propósito de su participación en la presentación de las conclusiones de las mesas de trabajo para la innovación de la agroindustria de la caña de azúcar en Oaxaca, hizo ver la urgencia de promover una campaña clara que haga una diferenciación entre el azúcar y otros endulzantes.

“Necesitamos hacer un estudio que permita un seguimiento y evaluar qué impacto va a tener el etiquetado en el consumo de una gran familias de productos y eso cómo se refleja en el consumo de azúcar”, pero tener esas evidencias podría requerir un año.

Esta nueva NOM entró en vigor iniciando octubre, pero permite una tolerancia a las empresas para que puedan “sacar” de su inventario aquellos productos que carecían de la etiqueta que alerta de altos en azúcares, grasas saturadas, grasas trans, sodio y calorías, por lo que entra “bien a bien en abril”.

Estimó que el 35 por ciento de los productos con azúcar tienen realmente este producto que se extrae de la caña, “pero muchas veces hay empresas que hacen mezclas y por eso debe haber un instrumento normativo para que se especifique la cantidad exacta de cada ingrediente”.

Por ello el paso siguiente es “trabajar en la generación de una norma que permita informar al consumidor del tipo de azúcar que contiene el producto que consume”, ya que la disminución de su consumo afectará a una agroindustria que en el país genera dos millones de empleos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por