Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Aparcería, la mejor yunta

Son inversiones frescas para el campo.

El aparcero es aquella persona que suscribe un contrato de aparcería con el dueño de la tierra, o sea que en la explotación de la misma van a partes. El contrato de aparcería viene a ser una especie de sociedad o contrato, donde se especifican los acuerdos. Se utiliza en todas las actividades agrícolas, pero sobre todo en ganadería.
Aparceria2«La aparcería es una maravilla», declaró a RuralMx, Alejandro García Baduy, ganadero experimentado que ha logrado muy buenos acuerdos bajo este contrato. Si más gente con recursos y ánimos de inversión, descubrieran que hay otras personas que tienen terrenos, pastos e instalaciones para ganado, pero no cuentan con fondos para invertir, harían juntos un buen negocio.
Es muy importante poner por escrito y firmados los convenios, a que se compromete cada quien.
Funciona de manera simple, el dueño del rancho pone su parte: instalaciones, pastura, agua, vacunas y cuidado y el inversionista pone el ganado, yo soy el dueño del ganado y vamos a la mitad cuando nacen las crías, si se muere una vaca, entonces una cría pasa a ser propiedad del ganadero, pero si es torito de engorda, vamos a la mitad en los kilos extra que se ganen allí en el rancho.
Es importante, poner todo en un contrato, con ello se evitarán discusiones inútiles que puedan llevar a osar un mal rato a amabas partes. Existen múltiples contratos de aparcería.
Un contrato de aparcería de ganado, designa a una persona como propietario, encarga el cuidado y uso del terreno a la otra persona es designada como el aparcero.
En este contrato de aparcería de ganado, conlleva claramente los daños y circunstancias que pueden presentarse por cualquier inconvenientes: enfermedades, accidentes, o circunstancias diversas.

Es un campo para invertir
Para todos aquellos que tienen interés en meter dinero fresco al campo, hay buenas noticias; existen incentivos fiscales muy favorables, como la deducibilidad fiscal de 800 mil pesos al año, que se van a tasa cero.

Por José Luis Preciado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por