Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Avestruz yucateca

Por Jorge Alanis Zamorano

Fotografías: Julio Leal Ortiz

La ganadería del Siglo XXI

Como una plantación de copetes se abre un insólito paisaje cubierto por cientos de avestruces, la cita es en el Municipio de Tekantó, en el rancho Tikva, hasta donde sabemos el lugar más grande de México donde crían y comercializan estas aves. Samuel Ríos nos cuenta la aventura que emprendieron al decidir por la crianza de esta especie animal. En la búsqueda de opciones para desarrollarse en la agroindustria dan con una que pinta de maravilla por lo que Samuel y su familia le apuestan al ave más grande del mundo.

Adquieren un rancho funcional pero no para el avestruz, ya que anteriormente ahí se dedicaban a ovinos y bovinos por lo que en aquel momento comienza la curva de aprendizaje adaptando todas las posibilidades y por supuesto, construyendo lo que en el paso va exigiendo el ave. Nos comenta que hay poca información sobre su crianza por lo que tuvo que ir hasta Colombia a una granja especializada que le permitió iniciar el conocimiento.

En Querétaro adquiere sus primeros ejemplares a un tamaño menor al promedio normal, no obstante, fueron embarcados y traídos a Yucatán. Su adaptación fue relativamente rápida, el avestruz tiene gran resistencia al calor extremo, así como a enfermedades. Nos dice que come solo dos kilos de alimento al día y aunque se les ponga más, el ave ya tiene su medida natural pues deja el resto del alimento.

Las primeras aves llegaron a Yucatán al rancho Tikva a finales del 2016 siendo 150 reproductores, y actualmente son de más de 600. Este 2020 comienza la postura esperando más de mil eclosiones para su crianza.

Un dato interesante es que estas aves nacidas y criadas en Yucatán son hasta 30% más grandes que las criadas en otras regiones del país. Con las adaptaciones que han realizado en el rancho han logrado encarar las necesidades que se presentan: con espacios amplios que les dan libertad para correr, separadas un macho por cada dos hembras, y la innovación de construir un nido de concreto y arena de mar, lo que permitió el control de humedad y mantener al huevo con un color mucho más claro, dando mayor oportunidad de lograr la cría.

Se vislumbra una gran oportunidad de negocio por los siguientes motivos:

1)            Caben más aves en el mismo espacio contra la ganadería bovina.

2)            El consumo de alimento para crecimiento es mucho menor.

3)            El tiempo de espera para poder consumirlo es de los 11 a los 14 meses.

4)            Su olor es prácticamente nulo, casi imperceptible.

Facebook: Rancho Tikva / Teléfono: 999 355 4877 conoce toda la información para obtener crías en pie o comprar carne.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por