Buenas noticias para el consumidor malas para el productor

Ya no cupo en el título, pero las buenas nuevas son para los consumidores de otras partes del mundo en donde el precio de los alimentos se mueve de acuerdo a la oferta y la demanda, en México, una vez que los precios suben, jamás bajan.
Cuando se trata de producir comida, los americanos son invencibles, en verdad muy eficientes, al grado que su producción de carne de res y aves aumentó en 4 billones de libras en dos años.
Ese incremento lastimó severamente el ingreso de quienes producen estos alimentos, particularmente a los ganaderos.

La razón es la mejora del ingreso
Se sabe que el consumo de carne y pollo fue de 202 libras por persona en 2014, hablando de lo que comen los americanos y se pronostica que ese consumo aumente a 215 libras para finales de este año, siendo la res la que obtiene la mayor ganancia, seguido por el pollo, pavo y al último el cerdo.

Más demanda, pero mucha más oferta
Se supone entonces que cuando hay más demanda por la mejora en el ingreso, esperaríamos mayor precio, sin embargo, no contábamos con un aumento aún mayor en la oferta. Ahora, viendo al futuro, los americanos pronostican crecimiento en la producción de carne durante 2017 y 2018, considerando que el consumo para el año 2018 será de 218 libras por persona. Por el lado de los granos, del maíz en particular, también se espera una producción monumental y se proyecta que seguirá creciendo.
En resumen, los productores gringos de carne, han construido una eficiente producción que se alimenta de otra no menos importante producción de granos y de cuya sinergia surgirán enormes cantidades de carne de res, aves y cerdo en los próximos años. El hato ganadero estadounidense aumentó 4% sólo en vacas por lo que se producirán un millón de becerros más en 2016. Los economistas agrícolas del vecino país piensan que el inventario ganadero que debe darse a conocer en enero del 2017 arrojará un aumento del 2% más, lo que en cristiano significa que su hato rondará los 94 millones de cabezas.
La pregunta ahora es ¿con esta baja en los precios, se ha detenido la expansión del hato ganadero?
Eso no lo sabe nadie a ciencia cierta, pero aún con esta interrogante, se espera un aumento en la oferta de carne del 5% más en el 2017, el pollo y pavo de 1 a 2% y el cerdo 3%, lo que empujará el consumo per cápita hasta alcanzar las ya mencionadas 218 libras, sólo 4 libras por abajo del récord de 222 libras que se consumieron en el año 2007.

Lo que no se duda es que el aumento de la oferta hará que el precio al consumidor baje aún más… claro en los Estados Unidos.

En México teóricamente debería suceder lo mismo, los precios para el consumidor deberían moverse de acuerdo a los precios que se le pagan al productor, sin embargo, aquí los comerciantes hacen lo que quieren y algunos tienen la desfachatez de decir en sus anuncios que se comprometen a no subir los precios en lo que resta del año. Con lo que han ganado, no deberían subirlos durante el resto de su vida.
El gobierno es ineficiente sin duda, la institución denominada Procuraduría Federal del Consumidor, la que teóricamente debería velar por los intereses del pueblo en materia de precios, sólo revisa gasolineras y tortillerías y le tiene sin cuidado el precio de los productos que fluctúan, como la carne para mayor abundamiento.

¡Ni qué hacer! la tierra está seca, el surco es largo y ¡con estos bueyes hay que arar!

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>