Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Caída de precios e incendios afectan a ganaderos del estado

Los ganaderos enfrentan serios problemas, primero por la sequía, el coronavirus y el desplome de precios del ganado y muchos ni siquiera ya quieren comprar animales, ya que no saben qué va a pasar.

«Los precios de novillonas, ejemplares de destete, vacas lecheras y ejemplares de genética mejorada han registrado decremento a raíz de la contingencia sanitaria por el coronavirus; las exportaciones de ejemplares se han cerrado, el mercado nacional se ha comprimido, además de que un incendio intencional quemó cientos de hectáreas de pastizal, plantíos de limón y un rancho», externó el productor Luis Rodríguez Canto.

El precio habitual bajó un promedio de 8 a 10 pesos por kilo. El precio del ganado en pie oscilaba en los 48 pesos el kilo, ahora está en 39 pesos; la baja es significativa, por lo que urge un plan de ayuda para el sector, añadió el entrevistado.

En picada

Expuso que no se están vendiendo becerros para el Centro y Norte de la República, que es lo que ayudaba a desahogar la becerrada en Yucatán; ahora la compra es local, el comprador está temeroso de comprar caro o comprar a su precio. El becerro estaba entre los 60 y 70 pesos el kilo, luego bajó a los 45 ó 50 pesos, y ahora su precio está por los suelos, en 40 ó 42 pesos, dependiendo quien lo agarre.

«El año pasado por estas fechas estábamos vendiendo bien dentro de lo normal, estábamos vendiendo a buenos precios, pero ahora se ha derrumbado; la novillona estaba en los 42 pesos, ahora se paga en 35 pesos; la vaca estaba en 27 y 30 pesos, ahora la pagan entre 14 y 18 pesos», añadió.

«Tengo amigos porcicultores a quienes les cancelaron sus pedidos de cerdo; están en problemas, el alimento se incrementa, no hay potreros, no hay para darles de comer.»

Estamos muy mal

«Lo que veo como empresario es que estamos muy mal, sólo basta salir al parque de Tizimín y no hay nadie trabajando ni los de las palomitas, los salbutes y granizados; son cientos de personas que viven de lo que venden diario, de lo cual sacan para comida, agua y luz, medicamentos; todos los padres de familia tienen que ver de dónde sacar para darle de comer a sus hijos y ya están saliendo a robar; el abigeo está de vuelta.»

«Este viernes coloqué mis cuatro cañones de riego, en una hora me los robaron; esos artículos cuestan siete mil pesos cada uno, los mal venden en mil 500 pesos (los ladrones)», denunció Rodríguez Canto.

«Esto está empezando, ahora se agrava con la sequía, los incendios están consumiendo los pastizales, lo cual agrava la situación», añadió.

«Ayer sábado se registró un tremendo incendio por Colonia Yucatán; terminando de apagar el fuego tan intenso me quemaron todo mi rancho 200 hectáreas, a mis vecinos 300 hectáreas de limón persa, a otro 80 hectáreas de pasto, a otro 300 hectáreas de pasto; es un golpe terrible aunado a la caída del mercado», apuntó.

Rodríguez Canto mencionó que el incendio fue intencional pues prendieron fuego desde la orilla de la carretera.

«Alguien que no tenía nada que hacer más que perjudicarnos; como siempre, los amigos bomberos se rompieron el lomo para apoyarnos; gracias al Cuerpo de Bomberos», concluyó nuestro entrevistado.

 

Fuente: Por Esto!/José Manrique.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por