Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

¿Cambios en SADER?

Con matices diferentes, hay coincidencia en apreciar las elecciones de medio sexenio como muy importantes para el país y ya están marcha estrategias para abordarlas.

En la elección de funcionarios públicos: gobernaturas, diputaciones y un sinúmero de autoridades locales los partidos políticos estarán disputándose el favor de los ciudadanos. Y lo cierto es que habrán de enfrentarse sólo dos proyectos políticos: el encabezado por el Presidente de la República (4T) y el de los aglutinados bajo la consigna de evitar a toda costa que se repitan los resultados de la pasada contienda electoral y resulte nuevamente una mayoría abrumadora de MORENA en la segunda parte de este sexenio.

Para el Presidente. el continuar con la mayoría en la Cámara de Diputados y aumentar el número de gobernadores y otros funcionarios aliados le permitirá continuar cómodamente con su proyecto de transformación del país. Para la oposición el acceder a mayores espacios políticos sería indispensable para contender, con algunas posibilidades de éxito, en la próxima elección presidencial del 2024.

Así las cosas, nos espera una contienda ríspida y, diría yo, despiadada. El gobierno va, está yendo ya, con todos sus efectivos a fin de ganar, a toda costa, la mayor cantidad de los puestos en disputa. En esto, no  inventa nada nuevo, así lo hicieron, lo hacen y lo harán todos los gobiernos: el poder es el poder y conservarlo cuestión de vida o muerte.

A no dudar, bajo el mando indiscutible del Presidente, todo el aparato gubernamental estará alineado y orientado a tal fin. Por ello, para nosotros, es válido hacerse una idea del papel que jugará la SADER en los meses que durará la contienda.

Disminuida y todo, la secretaría estará en todos los frentes políticos, orientando sus recursos, principalmente, hacia las clientelas más redituables electoralmente. No en balde fue reestructurada y orientada para dar atención prioritaria a los pequeños productores, excluidos y relegados sistemáticamente por las pasadas administraciones.

¿Qué tan funcional resultará la SADER para las batallas que le esperan? No es un secreto la coexistencia de concepciones diferente sobre las funciones principales secretaría. Los opuestos proyectos que defienden, por un lado, el secretario, Víctor Villalobos y, por el otro, el subsecretario Víctor Suárez le pueden restar eficacia a la institución en los meses venideros.

A estas alturas del sexenio es notorio el desgaste del secretario. La deshabilitacion del señor Romo como consejero del Presidente, principal valedor de Víctor Villaobos, los recortes presupuestales y las peleas perdidas por los transgénicos y el glifosato, aunado a las secuelas de una severa enfermedad, provocada por el COVID 19, dicen, lo han llevado a presentar su renuncia.

Si tal fuera el caso, ¿quién sería el candidato idóneo para el Presidente?

Sabido es que en el ánimo presidencial, Víctor Suárez tiene un lugar de privilegio. Ha acompañado al Presidente en sus luchas y su lealtad está fuera de dudas y. además, fue la primera opción para encabezar la Secretaría en los varios gabinetes que formo el Presidente. El enfrentamiento con los grandes agricultores y los agroindustriales, por el tema de los transgénicos y el glifosato, entre otros,  junto al poco roce internacional que tiene para manejar la operación de los temas agropecuarios del TLCAN juegan en su contra. ¿o no?

Otro posible candidato al puesto, en el caso de quedar vacante, es Ignacio Ovalle, encargado de SEGALMEX,  corazón de los programas muy prioritarios para el Presidente, a través de los cuales distribuye un sinnúmero de apoyos económicos a los pequeños productores campesinos. Con muchos años como funcionario público, Ovalle tiene demasiada experiencia en la operación de estos programas, muy similares, por cierto, a los que manejó en la CONASUPO. Siempre institucional y leal a los presidentes que ha servido sería un candidato muy posible. Está claro que la veteranía cuenta en este gobierno

Habrá, de seguro, otros candidatos, sin embargo, Suárez y Ovalle tendrían mayores posibilidades, a no ser que el Presidente quiera compensar o pagar algunos favores y un inesperado aparezca.

Pero claro, primero tendría que renunciar Victor Villalobos.

EDUARDOG. INFORURAL.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por