Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Casado con el campo

CASADO CON EL CAMPO

Vivimos a plenitud cuando hacemos
aquello que nos apasiona…

Especial Rural MX

a pasión es algo que nos define como seres humanos, hacer actividades que requieren de nuestra completa dedicación significa muchos sacrificios, así es don Abelardo Balam Chi quien cultiva plantas, produce miel y tiene una gran cantidad de árboles confesándonos que hasta platica con ellos mientras los riega a pura manguera. Él huele a miel de abeja, saluda con manos de pergamino rugoso, y cuando habla del cultivar la tierra apesumbrado nos comenta “es triste no ver a jóvenes interesados en el campo”. Su vida transcurre entre la fatiga de un labriego y el perpetuo asombro por ver brotar la semilla.

¿Cuéntenos sobre la hermosa flor de Jamaica?
Años atrás tuve una plantita… que no conocía y de ahí, me dio flores y semillas con lo que pude reproducirla, el año pasado vendí cien, es una semilla de jamaica mejorada o híbrida, tiene una bella forma y es más jugosa, rinde el doble.

¿Qué es lo que hace para vivir?
Siembro noni, neem, ciruelas, ciricote, nance, jamaica y maracuyá.
¿Cómo eligió esta carrera?
Mi carrera inicial fue la de profesor, aparte me he dedicado a la apicultura por 50 años, y hace 5 años que me dedico también a las plantas, son 9 especies las que cultivo y cuando menos tengo 100 de cada una, son 4 hectáreas todas cultivadas.

Don Abelardo Balam Chi quien cultiva plantas, produce miel y tiene una gran cantidad de árboles (Izquierda José Luis Preciado)
Don Abelardo Balam Chi quien cultiva plantas, produce miel y tiene una gran cantidad de árboles (Izquierda José Luis Preciado)

¿Es cansada su labor?
Somos dos los que trabajamos las 4 hectáreas. A veces, me preguntan que cómo le hago y si tengo sistema de riego. No, mientras mi trabajador va con una manguera por un lado yo voy por el otro, claro que hay algunas plantas como la ciruela que ya no necesitan riego, pero la mayoría sí, además atiendo el apiario y comercializo la producción.
¿Cómo ha estado de salud?
Me siento bien. Hace 36 años a raíz de un accidente los doctores me auguraron probabilidad de artritis cuando llegara a la tercera edad, ya estoy en ella y hasta ahora no me ha dado, yo sí creo en los beneficios terapéuticos de los piquetes de abeja, ya que a pesar de los años de experiencia en cómo tratarlas en ocasiones me pican espontáneamente.

¿Hay que hacer sacrificios?
La persona que se dedica al 100% a su labor, como en mi caso, tiene hasta problemas familiares. Estoy casado con el sembradío, mis hijos son mis plantas y mis abejas, yo nací en Campeche pero vivo hace 52 años aquí, a 4 kilómetros de X’matkuil.

¿Dónde están los relevos generacionales?
No los vemos llegar. Ellos tienen otra mentalidad. Lo que quiero es invitarlos para que reflexionen, ya estoy por salir y a mis 72 años estoy haciendo innovaciones, que los muchachos digan “se va el señor Balam pero persistimos nosotros” y que aprovechen el conocimiento que pongo a disposición de ellos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por