Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Cayó 45% cosecha de arroz y encarece

ESCÁRCEGA, Campeche. Por la contingencia sanitaria el precio del arroz aumentó en más del 100 por ciento, al pasar de 10 a 24 pesos, aunque por las lluvias a consecuencia de la tormenta tropical Cristóbal siniestraron unas mil 500 hectáreas, que propicio que la producción cayera de 22 mil a 12 mil toneladas, declaró el presidente del consejo de administración de la Arrocera Tollocan, Francisco Javier Arias Santana.

Las lluvias siniestraron al menos mil 500 hectáreas en la región de Centenario, indicó, y al no dejar de llover se tienen problemas por el exceso de humedad en Palizada y en la región del Valle de Yohaltún, Champotón.

“Era lógico el bajo rendimiento por tantas lluvias, y aunque estamos en espera de que la temporada de huracanes concluya, parece que la situación será difícil, pues permanecen inundados los campos arroceros de prácticamente todo el Estado. Eso ha llevado a que la producción baje de 22 a 12 mil toneladas”, insistió.

El dirigente arrocero reconoció que no han tenido problemas con el mercado, pues nuestro país importa alrededor del 85 por ciento de su consumo. Tenemos presencia en la Península de Yucatán y comercializamos alrededor del cuatro por ciento del consumo que se registra, detalló.

Consumimos arroz tipo Morelos, y eso permite vender aproximadamente cinco mil toneladas, aunque aún se enfrentan problemas serios. Esperamos que cesen las lluvias, apuntó, porque de lo contrario la situación se complicará, sobre todo para los pequeños productores.

El Gobierno Federal sólo apoya a los pequeños productores, pues aunque todos tienen el derecho de recibir la ayuda, se otorga a quienes trabajan dentro de un área de 20 hectáreas. Los demás no reciben ningún tipo de apoyo.

La pandemia ayudó mucho al incremento de precios. Sufríamos mucho con el arroz asiático, pero con la crisis sanitaria se dejó de importar ante la baja producción de los países que inundaban el mercado nacional. Eso dio como resultado que el precio pasara de 10 a 24 pesos el kilo en mayoreo, y actualmente se mantiene en 16.

La falta de la gramínea nos llevó al extremo de que quien compraba no preguntaba precios. Sólo nos decía, mándalo, y te lo pagamos hasta en 24 pesos. Eso de alguna manera permitió sortear dificultadas económicas, pero no quiere decir que la situación esté muy bien para nosotros, pues la falta de apoyos es una limitante, aseveró.

Advierten sobre riesgos por el monocultivo de arroz en Hopelchén

Por otra parte, el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes manifestó que la perforación de pozos en la zona menonita puede ser un riesgo por los químicos que usan para monocultivos.

La perforación de pozos en la zona menonita puede ser factor de riesgo por la cantidad de químicos agresivos que usan para la siembra de monocultivos, dijo Everardo Chablé Huehuet, representante del “Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes”, quien a su vez manifestó que es un desorden la cantidad de árboles talados, mientras que para la siembra de arroz usan gran cantidad de agua, toda vez que la tierra no es apta para el cultivo pantanoso.

La siembra de arroz debe ser en zonas de Akalché y no en lugares como los mecanizados de Santa Fe, donde perforaron decenas de pozos, mientras no se sabe si la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tiene un padrón de cuántos pozos funcionan en el municipio.

El de Akalché es de forma natural y los menonitas usan los pozos para drenar, esto es un problema que afecta los mantos freáticos, de acuerdo con estimaciones, serían treinta sólo en Santa Fe, los cuales perjudican a los comuneros de San Juan Bautista Sahcabchén, donde se detectaron residuos de glifosato en los orines de las familias, por lo que se hace un llamado a las autoridades vigilar esta situación.

Los lugares donde se detectó la contaminación son, Ich Ek, San Juan Bautista Sahcabchén, en Hopelchén, entre otros lugares donde no se ha hecho nada al respecto. No obstante, la Conagua debe dar a conocer los riesgos que podrían presentarse.

Cabe señalar que, con anterioridad, autoridades del municipio confirmaron la existencia de un promedio de 700 pozos perforados en todo el municipio, en las zonas menonitas. Lo que se desconoce es si la Conagua tiene estos datos, ya que en esta zona cualquiera puede perforar pozos con o sin permisos. Incluso se sabe que nadie paga derecho, mientras que en la cabecera municipal sí se paga del agua potable, dijo el director del Agua Potable, Jorge Pool Novelo.

TRIBUNA CAMPECHE. Con información de AMADO CAAMAL. POR ESTO! CAMPECHE.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por