Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Científicos ven en la hierba de limón la clave para una ganadería sustentable

En la carrera contra el calentamiento global, uno de los principales retos de la humanidad consiste en hallar métodos que permitan reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), como el metano.

El doctor Octavio Castelán, investigador en producción animal y manejo de recursos naturales de la Universidad Autónoma del Estado de México, explica que el metano “es un potente contaminante, pues se estima que tiene un impacto 84 veces mayor en el cambio climático y, por lo tanto, tiene un mayor potencial de promover el calentamiento global”.

El científico recuerda que “entre las fuentes clave de gases de efecto invernadero inducidas por el hombre, está la producción de carne, que es responsable del 41 por ciento. De ahí que, para contribuir a la reducción de las emisiones de metano, en específico, nos centramos en el proceso de fermentación entérica, es decir, en la digestión de las vacas y en la manera de reducir sus flatulencias y eructos”, reveló el doctor Castelán.

Desde hace dos años el interés científico se amalgamó con el compromiso de sostenibilidad de Burger King, y en conjunto promovieron una investigación que sentará las bases de una ganadería más sostenible.

La investigación, que fue comprobada por doctor Ermias Kebreab, profesor de la Universidad de California, consistió en la formulación de una nueva dieta para las vacas que, según los resultados del estudio inicial, con agregar 100 gramos de hierba de limón al régimen alimenticio prescrito por los veterinarios, se logra reducir diariamente hasta un 33 por ciento en promedio sus emisiones de metano.

La facilidad con la que la hierba de limón, en especial la de tipo Cymbopogon citratus, se cultiva en las diferentes latitudes y altitudes del planeta, permitiendo que la implementación de esta dieta sea más factible en todo el mundo.

Además, su cultivo no está vinculado a desafíos sostenibles como el uso de plaguicidas o deforestación, lo que la convierte en el complemento alimenticio ideal para la dieta de las vacas.

Si bien, inicialmente en el estudio se hicieron pruebas con manzanilla y cosmos, plantas que al igual que la hierba de limón se usan desde épocas ancestrales para aliviar los malestares estomacales, la especie Cymbopogon citratus de hierba de limón, fue la que mejores resultados dio en la reducción de emisión de metano.

En México existen ya productores de carne que han incorporado esta nueva dieta para así contribuir al establecimiento de una ganadería más sostenible.

La investigación de código abierto se encuentra disponible en: https://www.rbi.com/IRW/CustomPage/4591210/Index?KeyGenPage=474738 

.

Fuente: Milenio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 214515

Diseño web por