Comprar un toro de registro es…

Comprar un toro de registro es…

¿Un gasto o una inversión?

Por Alberto Banuet A. / ranchobuenavista@gmail.com

Muchos ganaderos piensan que cualquier toro que cubra sus vacas es bueno, que da igual. Dicen que lo que ellos quieren es tener becerros y que todos son iguales.
Tenemos amigos que sabemos escogen sus “sementales” de entre los novillos o lo compran en la subasta porque parece fino y les da lo mismo, pero lo que no saben es que con cada becerro que producen pierden dinero y que la mala selección de sus “sementales” les acarreará problemas durante los próximos 10 años al menos.

Hagamos un ejercicio…….
Si un ganadero que realiza estas prácticas equivocadas tiene 80 vacas, idealmente va a producir entre 40 y 45 becerros al año si le va bien porque seguramente no palpa, tal vez tenga un programa de vacunación infame y desde luego no hace pruebas de fertilidad en sus “sementales”. Algunas de sus vacas, si es que paren, lo hacen cada dos años y destetan becerros de 160/170 kilos de 8 meses de edad. Como no son de muy buena clase se los pagan a 40 pesos kilo por los machos y tal vez 36 pesos por las hembras. Suponiendo que produce 20 machos y 20 hembras, a lo más que puede aspirar es a ingresar al año 128,000 pesos por los machos y 108,000 pesos por las hembras que no van a pesar más de 150 kilos.
comprar-un-toro

De repente, milagrosamente su hijo mayor, que ya estudió, lo convence de comprar un toro de registro, un semental Simbrah que es un animal de doble propósito, que tiene registros productivos o DEP’S que nos dan indicaciones de lo que se puede esperar de su progenie, que sabemos de dónde viene y que el ganadero que lo produjo, garantiza su calidad y fertilidad.
A pujidos y después de varias horas en la feria, el amigo paga 65,000 pesos por el toro de los cuales el gobierno le regala entre 16 mil y 20 mil dependiendo de los recursos que se tengan para el programa en ese momento. Como quiera ya le costó… digamos que 49 mil pesos y ahora, orgullosamente lo mete entre su vacada, vende los dos toros viejos que tenía trabajando y recobra su inversión, está contento el hombre. Por fin empiezan a parir las vacas… el ganadero se da cuenta que sus becerros están muy bonitos, que crecen mucho y rápido y que a los 6 o 7 meses ya andan pesando 200 kilos. Las becerras ni hablar, están preciosas ¿y qué creen?, los machos se los pagaron a 50 pesos y ahora sus vecinos le están pidiendo comprar los toritos.
Una cuenta rápida, los mismos 20 becerros, pero ahora de 200 kilos y a 50 pesos le rinden 200,000 pesos, hay un diferencial de 72,000 pesos y eso sólo en los machos.
Las hembras se las quedó para reponer sus vacas viejas, esa fue otra insistencia de su hijo al que ya le empieza a hacer más caso, pero si las hubiera vendido, ingresaría al menos unos 136,000 pesos a diferencia de los 108,000 anteriores, un diferencial de 28,000 pesos.
Resulta que el semental Simbrah, en la primera camada sólo con el diferencial del precio de los becerros, ya se pagó y sobró, el ganadero ingresó 100,000 pesos más, gracias al cambio.
Esto que brevemente reseño es verdadero, cada vez más seguido, pequeños ganaderos se convencen de la utilidad de usar toros de registro con sus vacas, buscando hibridar para ser más eficientes y para conseguir mejores precios. En Yucatán tenemos estupenda sanidad animal, una vacada cebú de primera categoría, y mejores precios que en muchas otras partes de la república, aprovechemos esta circunstancia.

¿Qué fue? Un gasto o una inversión inteligente…
Hay que hacer más, consulte a su Médico Veterinario, palpe sus vacas al menos 2 veces al año, vacúnelas, desparasítelas, adminístreles sales, minerales y va a observar cómo aumentan sus ganancias.

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>