Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Crisis en siembra de soya en la Península

La siembra y cosecha de soya de este ciclo Primavera Verano 2016 está en crisis: hay escasez de semilla porque la Sagarpa no emitió permisos para semillas transgénicas y los productores no han cobrado los apoyos del 2015 que da la Sagarpa (2,443 pesos por tonelada).
Además, en este ciclo la citada dependencia no ha abierto ventanillas para hacer contratos y el precio va a la baja (ya lleva mil pesos).
Todo lo anterior provoca que los cultivos financiados no alcancen seguro y se prevé una baja de 20 mil toneladas de cosecha.
Por primera vez en 10 años, los productores enfrentarán pérdidas económicas y la cosecha caerá de 80 mil a 60 mil toneladas.
Hace cinco año se cosechaban únicamente 3 mil toneladas de soya en la Península; el año pasado se lograron 80 mil toneladas en Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
El avance de este cultivo alcanzó niveles comerciales que llevaron a los productores a aprovechar los beneficios de Sagarpa a través de Aserca, que es el apoyo de coberturas de precios al 100 por ciento, que protegen al productor en caso de que el precio baje y al comprador, si sube, y se respeta el precio de compra venta; para ello se abren las ventanillas.
soyaLa siembra de soya se realiza con semillas de la variedad Huasteca que desarrolló el Inifap y la de Monsanto que es transgénica.
Esta incertidumbre provocó que muchos productores no sembraran antes del 31 de julio o simplemente dejaran de sembrar soya, lo que desencadenó que los que lograron conseguir semilla Huasteca de Inifap, tengan que obtener un certificado de la institución que garantice que el paquete tecnológico tendrá los rendimientos adecuados y así puedan asegurar sus cosechas.
Los productores que se dedican a la soya en la Península suman unos 800, de los cuales 700 están en Campeche y el resto en Yucatán y Quintana Roo.
En Campeche se cosecharon unas 70 mil toneladas el ciclo anterior y el resto en Yucatán y Quintana Roo.
Con respecto a la respuesta de los gobiernos estatales, dijo que en Yucatán no se han tocado las puertas y en Campeche la respuesta es que son las instancias federales las que deben intervenir.
La soya transgénica en la Península ha estado inmersa en la polémica porque se asegura que afecta la apicultura peninsular y la biodiversidad; la última querella en la Corte fue que Monsanto no podría vender soya transgénica en tanto se realicen consultas indígenas, lo que desencadenó que Sagarpa no emitiera ningún permiso de venta en ningún lugar de la Península.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por