Cuando el patrono convoca

El Patrono convoca

Telchac Pueblo festeja en grande

Por Jorge Alanis Zamorano

El sacristán con firme necedad retoca la campana de la iglesia. Es el llamado a su gente pues el Patrono del pueblo será bajado y le darán su ronda, el paseo esperado por las calles de Telchac Pueblo, dando a conocer el llamado para las solicitud de milagros, el festejo, las muestras de gratitud y respeto de sus fieles seguidores, el inicio de la verdadera fiesta. Es así como comienzan a llegar y sólo se escucha, entre otras cosas, los murmullos de la gente, los saludos, las invitaciones a visitarse, además, el sonido de la música que avisa que los gremios calendarizados revelan su arribo incorporándose a los rezos, con esa fe que mueve montañas.

No importa el calor ni la humedad del ambiente que hace estragos, eso de nada sirve cuando tienen la firme convicción de estar ahí, es una vez al año y la oportunidad se tiene que aprovechar. A la entrada de la iglesia, donde pareciera que el tiempo se detiene, dando paso a la tradición, encontramos a la señora Blanca y a doña Manuela Nuñez quienes venden “los milagros” en forma de brazos, corazones, piernas, cuerpos enteros incluso de parejas enamoradas.

Los milagros no tienen límites ¿Qué necesitas? Pídeselo a San Francisco de Asís y si tu fe es completa, seguro te curas o tu familiar se repone. La gente entra a la iglesia acompañada de veladoras y milagros que compran, observan a su santo, le rezan, le piden, prenden su veladora y se van sólo con su fe en las manos sabiendo que tendrán tarde o temprano la respuesta. Todos caben, y muchos con respeto observamos desde lejos cómo la cultura, la tradición y nuestra historia vive y late fuerte en nuestros pueblos. Festejan pues con alegría, el convite se realizó, las muestras de valentía en el ruedo se harán presentes y la comida por supuesto no debe faltar. De otros pueblos arriban, de todos los niveles económicos y hasta las familias que radican en Estados Unidos, los que pueden, visitan a su gente, a su Patrono, a sus madres, sus padres y no dudo que a sus ¡viejos amores!

Vengan pues amigos míos a Telchac Pueblo, así son nuestros municipios, cada uno tiene cosas que contarnos.

Fotografías Natalia Alanis Juárez

 

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>