Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Cultivan peces de ornato

Cuando era niño tenía un amigo en la calle donde vivía que tenía un pez ciego y blanco de cenote, al no poder cuidarlo más me lo dio y lo llevé a casa. De visita mis primas se fascinaron con él y mi padre se los regaló mientras dormía. Al día siguiente intentó convencerme que se lo había llevado un ratón. Pasaron los días y en una reunión en casa de las primas, me agradecieron por el bonito detalle al regalarles el pez-.
Así recuerda Don Manuel Jesús Abraham Magaña que inició su relación con los peces y a su padre, pionero en este negocio. Actualmente es director del Criadero de Peces y Plantas Acuáticas “Enmanuel.” La empresa ha pasado por tres generaciones, entre ingeniosos y creativos, está próxima cumplir 50 años. Hoy día es administrada por sus dos hijos y esposa que se han involucrado para continuar creciendo con gran éxito a la producción y comercialización de peces de ornato a mayoristas. Ha logrado exportar a países como Alemania, Costa Rica, Belice, Japón, Turquía, Inglaterra, España. Al interior de la República Mexicana tiene como principales distribuidores a la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.
Es considerado, a nivel Latinoamérica, el primer productor de peces de ornato con cantidades que se cuentan en millones de peces al año. Las condiciones para exportación son minuciosas y se requiere cumplir con ello para lograr hacer los envíos. En México el cambio de leyes y requerimientos ha dificultado los envíos hasta el punto de mantenerlos detenidos, sin embargo, se verifican y cumplen con todo lo solicitado para salir en tiempo y forma. Nos comenta Don Manuel que la situación en el extranjero se pinta mejor cada día por el valor que tiene su producción y la calidad en los peces:
-En Estados Unidos se realizan envíos a Atlanta y Florida. Finalmente, después de dos años y un sinfín de trámites, se está cerrando negociación para entrar al mercado chileno. Yucatán es grandioso, favorece la producción de peces, el clima y la vegetación hacen lo propicio para ello, sólo en temporada de invierno las temperaturas descienden, a medio día hace un calorón y por la noche ya pega el frío, pero ya se cuenta con el equipo e instalación para mantener las condiciones sin que afecte la producción-.
La granja cuenta con 500 estanques de producción y 150 estanques de empaque. Hay más de 180 variedades de peces de ornato de agua dulce y 65 de plantas. Tanto la producción de caracol como la de camarones se da en cuatro variedades y 100 estanques sólo para la producción de cíclidos africanos. Entre las variedades se encuentran los Mollies, Platys, Espadas, Variatus, Guppys y Ángeles, de éstos últimos existe una gran demanda y están próximos a contar con 18 variedades de ellos. También tienen ya la producción de peces de alimento como la Mojarra Castarrica, Tilapia Achitralada y Gift Roja, así como los Panguiasos. Otro de los atractivos, del área de plantas acuáticas y subacuáticas, son los nenúfares, hermosas flores que crecen sobre las hojas y se mantienen en el agua decorando los espacios naturales, entre otras variedades que también demanda el rubro.
Cuentan también con la capacidad de ofrecer a los productores acuícolas los servicios de estudios para sus cultivos y mejorar la producción de sus especies.
-Una última reflexión. En el caso de la educación en nuestro país, las escuelas deben acercar a los estudiantes con las empresas, independientemente del giro, los alumnos deben aprender realmente cómo se trabaja en el campo, que se involucren con seriedad en el tema. México necesita gente creativa y comprometida, es un país con mucha oportunidad para crecer, cambiar y mejorar. Creo en mi país, tengo esperanza en él, creo en su gente, en los jóvenes, en los talentos. Si decidimos de manera personal a mejorar internamente, podemos sumarnos posteriormente para lograr un cambio, el país nos necesita sensibles y humanos, nos necesita fuertes y sobre todo creativos, no hace falta inventar cosas nuevas, sino transformar las que tenemos en algo mejor-. Con esas palabras culminó Don Manuel Abraham la plática.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por