Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Desconfianza entre apicultores de OPB

Desconfianza entre apicultores de OPB

CHETUMAL, Quintana Roo. Apicultores del municipio Othón P. Blanco se encuentran desorganizados y dispersos, lo que trae como consencuencias un bajo precio de la miel de abeja de 27 pesos el kilo, falta de apoyos y de una marca propia, sin embargo, continúan practicando esta actividad de manera tradicional.
Los campesinos afirman que las asociaciones apícolas no les han dejado nada bueno, sólo decepciones, pues todos los apoyos se centran en una persona, quien posteriormente con artiñamas se queda con todo el equipo y se vuelve acopiadora.
Fuente: LUIS ENRIQUE TUZ. POR ESTO QUINTANA ROO.

La última organización que funcionó en la capital del Estado fue la Sociedad Apícola Renacimiento de Othón P. Blanco, la cual llegó a organizar a productores de 20 comunidades, pero desde hace algunos años desapareció con todo y el equipo que tenía.
El representante de las comunidades de la zona limítrofe, Reynaldo Guzmán Juárez, lamentó que los apicultores de la zona sur se encuentren divididos y que cada uno “jale” por su lado, debido a que no le trae ningún beneficio.
Aseguró que actualmente los campesinos que cuentan con colmenas se están recuperando de la intensa sequía, pues les propició una reducción en sus inventarios y por consecuencia poca miel de abeja.
Asimismo, dijo que “se tendrá una recuperación en la apicultura hasta el próximo año, además esperamos tener los canales de comercialización, debido a que los campesinos le venden la miel a los acopiadores del vecino estado de Yucatán, pues son lo que pagan un mejor precio, pues llegaron a pagar hasta 30 pesos el kilo”.
Expresó que difícilmente podrán recuperarse en los cuatro meses y medio que le restan al año, ya que el mal tiempo es el que ha imperado, además de que a partir de octubre se empiezan a presentar los frentes fríos, “por lo que no auguramos un repunte”.
Guzmán Juárez dijo que los programas de apoyo y fomento a la apicultura no le llegan a los campesinos, sino que se queda en manos de unas cuantas personas por la falta de líderes que en verdad quieran apoyar a los hombres del campo.
Destacó que la mayoría de los campesinos no quiere formar parte de alguna asociación, porque los encargados o presidentes de las mismas son los únicos que se enriquecen con las cosechas y apoyos destinados a la apicultura.
Incluso, dijo los campesinos de la zona de Caobas y Nicolás Bravo pertenecieron a una asociación, “pero lamentablemente el que fue presidente, Máximo Uh Uxul, nunca nos rindió cuentas, sino todo lo contrario nos dejó deudas”.
Finalmente, afirmó que esa mala experiencia que tuvieron los apicultores propició que actualmente se encuentren desorganizados y cada uno haga lo que pueda y lo venda en donde quiera. Sin embargo, señaló que esta actividad se debe rescatar en beneficio de las familias de los hombres del campo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por