Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El Calostro en los Rumiantes

El calostro es la primera secreción líquida, densa, cremosa, amarillenta de la ubre inmediatamente después del parto. Del segundo al octavo día de parición la secreción láctea es llamada “leche de transición”, ya que su composición química y física conforme va avanzando el tiempo del post parto gradualmente ésta se va asemejando más a la composición de la leche “entera, bronca o normal” como la conocemos y consumimos todos.

El calostro es el principal ingrediente para la cría recién nacida, la leche de transición y la leche entera, bronca o normal, poseen diferentes composiciones químicas.

calostro2El calostro es una leche enriquecida principalmente por proteínas inmunológicas (Ig G e Ig M: Inmunoglobulinas del tipo G y del tipo M) las principales son las Ig G, las cuales aparecen en el calostro de las 0 a 36 hrs. post-parto; su principal objetivo, es ofrecer a la becerra (o) una protección inmunológica inmediata (inmunidad adquirida pasiva natural) para combatir y/o protegerse de agentes bacterianos nocivos medio-ambientales, además, el calostro contiene grasa, proteínas, minerales y vitaminas que la leche de transición y leche entera tienen, pero en diferente composición, ver Tabla 1.

La grasa, es la principal fuente de energía del calostro, contrario a la lactosa que es relativamente baja en esta etapa, ayudando al neonato a reducir la incidencia de diarreas y otras enfermedades.

El alto contenido de vitaminas principalmente las del tipo A, D, y E en el calostro son importantes ya que muchas terneras nacen con reservas de estas vitaminas muy limitadas para ayudarle a sobrevivir en las primeras horas de vida.

Los anticuerpos o inmunoglobulinas son proteínas que se encuentran normalmente en el torrente sanguíneo de todos los animales. Estas proteínas son componentes vitales del sistema inmune. Recordemos que los anticuerpos no se encuentran presentes en el torrente sanguíneo de las terneras recién nacidas; sin embargo, cuando la ternera nace y es alimentada con un excelente calostro, los anticuerpos del tipo G y M (IgG e IgM) comienzan a absorberse inmediatamente después del nacimiento, de ahí la importancia de ofrecer el calostro lo antes posible (entre las 2 y 6 hr. de vida del animal) para asegurar su sobrevivencia. Por el contrario, las IgA se encuentran en su máxima participación alrededor de la 4.5 semanas de vida de la becerra(o). Por otro lado, el calostro aporta citokinas de las cuales hay poca información acerca de su actividad pero se sabe que están relacionadas en coadyuvar la supervivencia de la cría.

Todos estos nutrientes y factores los absorbe la becerra a través del intestino delgado y es gracias a la composición del calostro en primera instancia luego y en menor medida por la leche de transición y posteriormente por la leche natural que consume de su madre, todos ellos ayudaran en gran medida a combatir las infecciones e incrementar de manera absoluta las posibilidades de sobrevivencia y mejoramiento de su comportamiento animal.

Después del nacimiento el intestino de la ternera es “colonizada” por muchas bacterias nocivas y no nocivas presentes en el medio ambiente. La presencia de anticuerpos en la sangre de una ternera recién nacida es vital para protegerse contra muchas infecciones, una de ellas, y la más común en esta fase, es contra bacterias y coliformes que provocan diarreas de todo tipo. Al nacimiento, el sistema gastrointestinal de una ternera solo digiere parcialmente las proteínas, mientras que el intestino puede absorber efectivamente grandes moléculas incluyendo anticuerpos.

Existen otros factores No Inmunoglobulínicos que contiene el calostro, entre ellos están factores de crecimiento y los leucocitos que están presentes en cantidades aproximados y arriba de lo 1 x 106 células por mililitro de sangre. Por otro lado, los linfocitos como agentes de defensa contra infecciones son los de mayor presencia sanguínea, se estiman en un promedio del 30% sin embargo, este porcentaje variará de acuerdo a la circunstancia del parto, colateralmente los neutrófilos, macrófagos y células epiteliales también agentes de defensa bacteriana se encuentran en rangos de un 10 a un 18 %.

Existen otras células de defensa como los linfocitos T y linfocitos B, el calostro es rico en factores de crecimiento insulínico tipo I que ayudan a regular el crecimiento del neonato además de mejorar la respuesta inmune a temprana vida neonatal (Arias, 2006).

CONCLUSIÓN

Como conclusión podemos decir que un excelente manejo, una sostenida supervisión de lo realizado sin variaciones, pero lo más importante, el ofrecimiento a tiempo en calidad y cantidad del calostro a la cría recién nacida, serán los factores principales para lograr tener los mejores destetes con procesos menos estresantes para la becerra, asegurando su supervivencia y por lo tanto su permanencia en el rancho.

DR. VICTOR M. BASURTO KUBA.
correo: basurto_kuba@yahoo.com.mx

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por