Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El campo y su edad

El campo y su edad

Los más jóvenes ya no quieren quedarse

Cuando recorremos las tierras yucatecas en busca de historias, siempre encontramos hombres trabajadores, llenos de esperanza y de sueños, pero también podemos observar en ellos rostros surcados por las arrugas, miradas cansadas con cuerpos resistentes, ellos, la fuerza trabajadora del campo, los hombres de la tierra, cruzan los sesenta años, pocos son los jóvenes que podemos observar y se encuentren aprendiendo la noble labor de trabajar en el sector agroalimentario.
Por: Gabriela Pérez

Es de todos sabido que la vida actual ha cambiado, muchos de los jóvenes se dedican a buscar oportunidades económicas, por lo que incluso, la dinámica familiar es diferente, según un estudio realizado por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), se estima que para el año 2051 habrán 167 adultos mayores por cada 100 niños, una diferencia abismal si lo comparamos a los 21 adultos mayores por cada 100 niños que había en el año 2005.
Este problema se puede extrapolar de manera muy acertada al campo, se estima según un estudio de la UNAM que la edad promedio de los ejidatarios y pequeños propietarios es de 65 años, ¿a qué se debe este envejecimiento del campo? Es de todos conocidos la situación económica a la que se enfrenta el país, sin embargo, la situación en las actividades derivadas de las zonas rurales resultan muy afectadas.

thumbnail_el-campo-y-su-edad

Muchas son las razones de que el campo ahora se encuentre mayormente en manos de los adultos mayores, hace más de tres décadas se relegaron sobremanera las actividades rurales con políticas públicas y programas de apoyo informales, así como el incremento de las importaciones de alimentos, esto sin duda se está intentando revertir pero resulta complicado reintegrar a los jóvenes a las actividades de la tierra debido a que muchos de ellos han emigrado a la urbe o incluso al país del norte en busca de “mejores oportunidades”.
La actividad primaria con mayor población joven se encuentra en la pesca, según datos recopilados por la SAGARPA “el 28% de los productores pesqueros tienen entre 40 y 50 años de edad, mientras que el 59% de los productores agrícolas y ganaderos son mayores de 50 años. Por su parte, la acuicultura se caracteriza por productores jóvenes”.

Consecuencias desastrosas

En Rural MX siempre sostenemos nuestra apuesta por el campo, sin embargo, el plantear sus debilidades lo hará más fuerte. Un estudio realizado en el año 2008 situaba a Yucatán como la región con menor ingreso bruto, no obstante, es bien conocido el apoyo actual al campo, se están creando estrategias que permiten impulsar a la población joven a permanecer en él, cuidar las tierras de sus padres y abuelos, ya que así como existe mucha gente en busca de oportunidades para salir adelante, existe otra que no duda en aprovecharse de esta situación (intermediarios, compradores de terrenos ejidales, etcétera).
Además de las consecuencias económicas para los productores existen también implicaciones que afectan al país, en particular el hecho de que la tecnificación del campo no pueda avanzar debido a que los hombres de la tierra ya tienen una dinámica de trabajo de muchos años la cual es difícil modificar a diferencia de los jóvenes que aceptan la necesidad de aprender y aplicar nuevas técnicas al campo. Es importante también recordar que el campo es de todos, cada uno de nosotros dependemos de él para alimentarnos por lo que entre todos debemos de apoyar las estrategias y seguir impulsándolo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por