Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

“El comercio es un derecho de todos”

Roxana Linde, Quesos & Carnes Ahumadas

En los últimos años ha tomado mayor relevancia el trabajo hecho por las mujeres en la sociedad, cultura, economía, política… dando como resultado mayor movimiento para promover apoyos y oportunidades por parte del sector público y privado y aunque aún no es suficiente,también se está logrando una mayor visión por ganar terreno y dar el brinco al sector empresarial. Empresas encabezadas por mujeres apasionadas que piensan, sienten y deciden ante una sociedad competitiva con manchones de machismo y múltiples deficiencias sociales; se abren camino, se mantienen ante las situaciones más adversas. En el caso de Roxana Linde, el ser abogada de profesión le ha dado una mano justa, que desde hace 4 años le ha permitido competir en el mercado alimenticio y apoyar a pequeños productores sin abusar de sus necesidades. Paga lo justo, vende a precios razonables y fomenta el crecimiento económico regional con el trabajo de diversas familias.

¿Cómo ves la situación actual?
Bueno, creo que el país está pasando por una economía difícil; ya no es fácil que en la familia sólo trabaje una persona, y si hay hijos o mascotas, cuestan. Aunque la mujer está saliendo adelante, vamos lentos en cuestión de género. Hay una mayor apertura en el campo y las mujeres somos muy persistentes, sobre todo cuando hay hijos de por medio. Este proyecto surgió de la necesidad por encontrar alimentos 100% naturales con calidad. Ayudamos a la gente y familias a sacar adelante su producto, se paga a un precio justo y eso es valorado, nos ayudamos unos a otros llevando buenos productos a la mesa y así pongo mi granito de arena, generando economía.

Como empresaria la respuesta de gobierno, ¿funciona, lo ves llegar?
Sí. De repente es muy burocrático, ojalá fuera más fácil; es algo que deberían tratar de hacer a un lado o facilitarlo; si así fuera, creo que la economía estaría mejor, fluiría de una manera más rápida, la gente abriría más negocios, se regularía y habría un flujo de economía para todos, hasta para el gobierno, porque de ahí entra el recurso, pero es necesario que también ellos sean más accesibles con eso.

¿La inseguridad ha afectado el crecimiento de un negocio?
Sí. Cancún se ha visto afectado en materia de seguridad, aunque las autoridades están trabajando en eso. En este nuevo gobierno han habido cambios, muchas cosas que se están haciendo. Se impulsa mucho a la mujer, cada fin de mes hay una exposición donde llevamos nuestros productos en la Zona Hotelera, y está teniendo muy buena aceptación tanto entre los habitantes locales como con los turistas que se sorprende de ver las cosas que se hacen de manera gastronómica y artesanal; ya sea que trabajen piel, madera, medicina herbolaria, licores…la gente está fascinada porque es un producto que no tiene competencia por la manera en que se hace, el proceso que tiene de inicio a fin. Y que también es un proyecto hecho por mujeres; el programa se llama «Manos mágicas» no se había visto anteriormente en otros gobiernos, y cuando la gente o los gobiernos están haciendo algo bueno y están trabajando, también hay que decirlo

¿Cómo iniciaste?
Iniciamos este proyecto hace cuatro años, cuando decidí dejar de trabajar en corporativos y empresas transnacionales en Houston Texas; viajaba mucho a Cancún y posteriormente me contrató una empresa para trabajar aquí como regional. Hubo un momento en que decidí establecerme y ser mi propia jefe. No es una decisión fácil, porque conlleva muchas cosas; ya no hay un sueldo seguro, no hay muchas prestaciones, pero hay que tomar el riesgo, confiar y poner todo en manos de Dios para creer en ti y en tus capacidades. Hay algunos proyectos en los que uno tiene que hacer mancuernas, trabajar en equipo; hay momentos donde puedes hacer las cosas sola y otros donde no, en mi caso, mi mano derecha aquí en Cancún es mi mamá, ella está a cargo del negocio en lo que yo estoy encarrilada en otros proyectos. Entre mujeres nos apoyamos, es indispensable, en este negocio la mayoría son mujeres; cualquiera que quiera venir a trabajar con ganas, entusiasmo, es bienvenido.

El hecho de que hoy seas una empresaria, convencida de ello, luchando contra lo que se presentan, ¿podrías decirle a las mujeres «háganlo»?
Por supuesto. Lo único que se necesita son ganas de hacerlo; da miedo, sí; no todos los días es color de rosa, es como la escuela o un matrimonio: un día te va a ir mejor, a veces te va a ir más o menos, pero todos los días vas a estar mejor, que cada día va a ser mejor que el anterior y que tienes que creer mucho en lo que estás haciendo. Creo en el respeto al prójimo y eso puede darte el éxito. Hacer un negocio, pero hacerlo de corazón, es el principal ingrediente, si es así, va a funcionar… y la gente lo nota y te lo agradece, si vienen a tu negocio por una cosa, se dan cuenta y terminan llevándose algo más, de eso se trata. Han venido personas al negocio, mujeres, y me preguntan «¿cómo lo hace?», yo les digo cómo, y les ayudo a contactar a las personas, no tiene ciencia.

¿Qué necesita una mujer que no sabe a quién contactar, cómo hacerlo, cómo ver la parte administrativa? ¿Qué podrías aconsejarle?
Nunca debes gastar más de lo que ganes, para empezar; debes llevar claramente día a día tus cuentas; aprender a buscar los lugares donde comprar tus cosas, donde hay oferta o si tienes contactos; yo trato de comprar en la central de abastos y sigo ayudando a la gente que lo trabaja, no a las grandes empresas. Al principio es cansado, es demandante, pero poco a poco da frutos.

¿Qué productos podemos encontrar?
Recibimos productos de Quintana Roo, Veracruz, Mérida y los alrededores. Hay gente que viene a vender su miel, chiles y tomates, son bienvenidos. Los productos los traemos de Veracruz, quesos de diversos tipos, cremas y natas, 100% libres de conservadores, vendemos stevia y jarabes de horchata y tamarindo endulzados con ella, excelente para diabéticos y niños, vendemos moringa, productos de medicina herbolaria, carnes de cordero, cerdo, pollo, y res; es un ganado no inyectado, de calidad orgánica por decirlo de alguna manera y próximamente tendremos productos de Oaxaca.

¿Hay nuevos proyectos?
Sí definitivamente. Seguimos avanzando con nuevos proyectos, me invitó María Esther Aguilar, en una alianza para proyectar su empresa «B & E», donde se maquilan carnes de cordero, cerdo (chuleta y lomo), pollo (al mezquite), res (brisquet) que se trabajan de primera mano y ya está rindiendo frutos, hicimos una buena mancuerna y próximamente abriremos sucursales en la ciudad de Mérida.

Por Isabel Juárez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por