Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El interior de Muna, lugar con misterio y corazón

Por Jorge Alanis Zamorano

A través de su gente, Muna se presenta como un sitio que hace lo necesario para salir adelante ante la pandemia. Durante uno de mis recorridos por el interior del Estado no pude dejar pasar la oportunidad de desviarme para conocerlo, y tal fue mi sorpresa al encontrarme con un sitio que ofrece toda una gama de opciones para disfrutar de un viaje corto.

Te recomiendo comenzar el recorrido desayunando en el mercado, donde la comida es un festín para el paladar, pudiéndote surtir de productos frescos como la miel y el infaltable chile habanero, seco y molido. A las afueras del mercado platiqué con doña Fide y doña Carmela, dos mujeres que venden deliciosas comidas yucatecas, cuya sazón es tan famosa que desde Mérida acuden para probar sus delicias culinarias. Para rematar, no pude evitar sentirme atraído ante un popular local en donde me deleité con sus aguas frescas y sus deliciosos machacados, todo con la atención de don Antonio Cocom.

Sin duda, el talento de los munenses en muy particular. A 4 kilómetros se localiza la Hacienda Choyob, a la cual me invitaron para conocer las artesanías de Yessica Negrón Orozco, quien tiene todo para presentar su trabajo a nivel internacional.

También pude conocer a otro señor amigo quien realiza tallado de madera con impresionante calidad. Al momento de mi llegada se encontraba trabajando la raíz de un árbol viejo que era un peligro para los vecinos y fue talado, a lo que él decidió aprovecharlo para dar rienda suelta a su imaginación y así formar desde un delfín, un pato, un lagarto y lo que el espacio le permitiera, para ya terminado ponerlo a la venta.

El misticismo de la sierra del Mayab

Posteriormente llegamos a Yaal Chac, un cenote del tipo abierto localizado en un parque ecológico a 7 kilómetros de Muna, al cual accedimos caminando por la orilla de la carretera. Una vez allí la magia de la naturaleza hizo lo suyo, pues el sitio se presta para realizar desde un pequeño día de campo hasta recorridos a pie para interactuar con el ecosistema y, aunque por motivos de seguridad no está permitido nadar en las aguas del cenote, sí puedes echar rienda suelta a las fotografías, descansar y convivir en armonía con el entorno.

¿Sabías que aquí está uno de los puntos más altos de Yucatán y que cuentan con un mirador? La vista es impresionante y está cargada de cierto misticismo. El anfitrión es conocedor de las leyendas de la entidad, quien utiliza una réplica de los altares utilizados por los X’men mayas para realizar rituales que ayuden a los visitantes a comprender y a no perderse nuestra cultura, gente incluso de otros países llega para ofrendar, así como para realizar sesiones yoga y meditaciones.

 Posteriormente, me llevaron a una pequeña gruta dedicada a los aluxes en donde una vez dentro, la luz que penetra es completamente surreal otorgando a la vista diferentes tonos de colores, desde un reflejo claro azul hasta otro que pareciera de fuego. Por si fuera poco, puedes pernoctar en casas de campaña o utilizar uno de los tres cuartos que tienen en renta –previa cita-.

Los cuidadores solicitan la intervención del gobierno para que les apoyen con permisos y proyectos que puedan atraer al turismo, pues buscan que la población tenga lo necesario para encaminar su economía con oportunidad. Lamentan que desde la construcción de las carreteras, Muna quedó un tanto olvidada.

Te recomiendo acercarte con nuestros amigos de Cooperativa Turística Mulnah en Facebook para ponerse de acuerdo y vivas la experiencia donde además, colaboras con la recuperación económica del Estado y de nuestra gente. No olvides utilizar la mascarilla y cuidar la sana distancia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por