Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El mar estará vacío

El mar es imponente y lleno de vida, además, desde el principio de la humanidad ha sido fuente de alimentación. Con el paso de los años, la evolución del hombre, y la economía, la pesca se volvió un factor determinante.
El crecimiento de la población y el aumento de las necesidades económicas, han ocasionado que, desafortunadamente, el mar se sobreexplote, y esto origina, no solo que las especies de consumo se reduzcan, sino toda la vida marina en general.
Pescadores  quintana rooLa pesca puede ser deportiva, dirigida al consumo propio, o en masa; en agua salada o dulce, sin embargo, la pesca en masa proviene casi en su totalidad del mar. La pesca en ríos, lagos, lagunas y presas, es menos representativa que la de mar, pero de gran valor para algunas regiones de México por su aportación alimentaria y económica.
Cada país tiene una zona económica exclusiva para navegar y pescar, de 370.4 km (200 millas náuticas) de extensión de la costa hacia mar adentro. Fuera de ese límite, la captura de especies marinas es libre, pues se consideran aguas internacionales. China es el principal país pesquero.
Los seres humanos consumen más de tres cuartos de la producción pesquera mundial. La mayor parte de la porción restante se destina al alimento de animales, en concreto en forma de harina de pescado.
La falta de información o precaución al explotar el mar, hace que no se sigan recibiendo los frutos del mar. Poco más de la mitad del total de poblaciones de peces controladas se están explotando por completo, produciendo capturas cerca de sus límites máximos de sostenibilidad sin posibilidad de seguir creciendo. Cerca de un cuarto están sobreexplotadas, agotadas o inmersas en un lento proceso de recuperación. Las poblaciones de peces restantes están sub explotadas o moderadamente explotadas.
Dentro de la costa yucateca se encuentran 13 municipios, con un aproximado de 90 mil habitantes, los cuales han sustentado su desarrollo en los tres sectores económicos de la actividad pesquera: extracción, transformación incipiente y comercialización, cuando se suman estos 3 factores se genera cerca de la mitad de la región costera.
Al acabar la veda de pulpo diversos grupos de pobladores de los municipios no costeros se vuelven pescadores durante unos meses para ayudarse económicamente, en la actualidad el mar no les está redituando como en años anteriores, si las tendencias reflejan el comportamiento de las especies, en su proceso de explotación para el pulpo y mero, en el 2020 probablemente se reduzca su captura a 500 y 4500 toneladas respectivamente.
Una reducción de esa magnitud dejaría en condiciones más graves de pobreza a las personas que viven de esta actividad.
Para intentar resarcir esta situación se establecen una temporada de veda de distintas especies, en fechas diversas, el no cumplir con estas fechas afecta a la población marina por interrumpir los ciclos de reproducción.
Al igual que combatir la pesca ilegal no declarada y no reglamentada, así como las actividades relacionadas, es un objetivo mundial principal. Estas prácticas constituyen una amenaza para las poblaciones de peces y los hábitats marinos, pero también para la seguridad alimentaria y las economías de los países en desarrollo.
Según diversos estudios desde los noventas se esperaba una tendencia que afectaría al sector pesquero, debido a esto la producción de captura se está estancando y la acuicultura se está expandiendo más rápido que cualquier otro sector alimentario basado en animales.
Gracias a ello, cada vez se toman más precauciones sobre el sustento de las personas que viven de la actividad pesquera y sobre la sostenibilidad de las capturas comerciales y del ecosistema acuático del que se sustraen.
pescadosEs claro por la magnitud y el alcance del mar no se puede llevar un control exacto de la escases o sobreexplotación de las especies marinas, sin embargo, de las especies a las que se realiza un seguimiento, alrededor de tres cuartas partes de las poblaciones marinas se encuentran plenamente explotadas, sobreexplotadas e incluso agotadas.
Debido a esta situación, la probabilidad de aumentar las capturas marinas y adecuar la situación actual de los recursos pesqueros y su hábitat es casi nula, pero es momento de aplicar medidas para mejorar la ordenación de las poblaciones de peces, mismas que debieron haberse adoptado hace ya tres décadas.

 

Para más información visite: www.fao.org, www.cicy.mx/Documentos/CICY/Sitios/Biodiversidad/pdfs/Cap2/
Fuente: Cicy, Comepesca, Conapesca, FAO, Greenfacts, Inapesca

Por Gabriela Pérez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por