Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El Ramonal Maya, garantía de salud y economía

Desde nuestros ancestros, el árbol de ramón ha sido considerado en la cultura maya como un elemento clave para la cura de malestares y enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico y respiratorio; aunado a lo positivo de apoyar el sustento de las familias en las comunidades que se dedican a la cosecha de la semilla.
La historia de este rancho agrícola, a cargo del Lic. Manuel Mendoza Cauich, inició con la idea de plantar pulmones para la humanidad, lo que originó un proyecto ecológico con una plantación de 24 hectáreas y 30 mil árboles de ramón que hoy cuentan con cinco años y ofrecen una plena producción de hojas.
Se requirió una investigación que respaldara las propiedades del árbol y la UADY lo hizo posible, certificando la calidad y aportaciones benéficas del sustituto de café y té. No contienen cafeína y por lo tanto no están contraindicados. Dichas cualidades se han expuesto en diversos foros nacionales e internacionales y han logrado ganar premios en el mercado del café por su gran coincidencia en el sabor, cuerpo y aroma, todos ellos tipo gourmet.
El invento de la fábrica de té de ramón, se hizo en compañía de Lenin Mendoza Villanueva y ambos procesos (té y café) están registrados como marca propia yucateca. El futuro de la plantación es llegar a las 100 mil matas de alta calidad en plántulas.
Como vivero autorizado, los modelos de producción certificados, se basan en métodos ancestrales y modernos. Las personas que la han sembrado, logran la supervivencia de la mata de un 95% a 100% para su explotación responsable. Yucatán cuenta con grandes extensiones de este árbol y la filosofía del Ramonal Maya es permear en las comunidades el conocimiento de la producción del café de ramón. Se trata de aprovechar lo que la naturaleza ofrece como medio de sustento.

Beneficio social y económico a familias
Se organiza a la gente y se les capacita con técnicos que les indican cómo recoger y secar la semilla, en qué temporada y cómo tratarla para poder venderla. Hay familias que sus ingresos semanales superaron los 8 mil pesos, dedicándose sólo unas horas por cuatro meses (mayo a septiembre) que dura la temporada de cosecha.
Es un proyecto de carácter social en proceso certificación con el título: “Comercio Justo” lo que significa que todo lo que provenga del campo hay que distribuir y pagar equitativamente las utilidades que se generen de ello, beneficiándose tanto la empresa como los pizcadores.
El número de familias que han mejorado su calidad de vida, despuntó de tres mil a casi cuatro mil, es decir, aproximadamente diez mil personas. Madres que han acondicionado mejor sus viviendas, hijos que han regresado a clases, por mencionar los cambios a simple vista. El número de pizcadores en porcentaje equivale: 60% mujeres, 30% niños y jóvenes y 10 % hombres.

De Yucatán para el mundo

Actualmente se producen de 80 a 100 toneladas con capacidad para 500 toneladas para sustituto de café y té que se exportan hacia Estados Unidos y Europa donde buscan sus aportaciones nutritivas como el ácido fólico, folato y calcio y medicinales para combatir enfermedades como el asma y bronquitis; los mayas utilizaban sabiamente el árbol del ramón para el completo alivio de estas enfermedades, su consumo regular, modifica las sustancias químicas carentes en el organismo para fortalecer y equilibrar los elementos que combaten los cambios climáticos, el efecto principal es la expectoración y eliminación de los tóxicos, virus y bacterias por medio de la mucosa.
Con la marca propia y registrada se está buscando abrir más puntos de venta para ofrecer a la población los productos.

Por: María Isabel Juárez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 2
Total: 216150

Diseño web por