Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El sonido de los aplausos

¿Qué vamos a vivir durante 11 meses del 2018? Un proceso en el que cada vez más hay un despertar de conciencias con críticas más agudas. Se escucha que la gente está cansada, molesta y desesperada. A grupos de campesinos o ganaderos cuando asisten a algún evento se les pide que aplaudan fuerte a “nuestros representantes”, es decir, a los políticos de cualquier rango en el poder de “soltar los recursos o verificar los datos”. Me he atrevido a preguntar por qué piden que el aplauso sea fuerte y me contaron que les dicen algo así como “de fuerte como se escuche el aplauso, así será el tamaño del recurso…”.

No estoy absolutamente en contra de nadie, pero sí del ejercicio, la gente se ha acostumbrado a recibir migajas y palmadas en la espalda por una foto con el político. Finalmente, la crítica más fuerte viene de quienes viven al día con promesas que nunca llegan. ¿Y por qué esperar a que cumplan promesas que sabemos no sucederán? Debemos platicar entre nosotros y autocriticarnos también -sí, aunque nos duela- entender con mucha seriedad aquel dicho:   “el indio no tiene la culpa sino quien lo hizo compadre” pero mejor aún, ¿por qué no mejor quitarse la idea que nos han vendido de no poder lograr nada si no es con la ayuda del gobierno? No niego que se necesita pero es que en realidad ¿no se puede si no es con ayuda de ellos? ¡Ah! ya sé “Apoyo a fondo perdido” bendito apoyo que curas todos los males que hasta se me olvida que me enojas y hasta compadres somos desde hoy.

mitin-México-24-Octubre-02

¡Amigo mío!… cerrar filas, es lo que necesitamos. Todos y cada uno; empresarios, campesinos y consumidores finales. Levanta la cabeza y enfurécete por lo que no hemos hecho, no hemos logrado y que nos falta. Unirse para vencer la pobreza económica e ideológica, la falta de recursos y no tanto económicos sino creativos y humanos. No compres la idea de que por ellos lograremos lo que no tenemos; cómprate la idea de que lo que haces es porque lo hiciste y así lo quieres. Confía en tu amigo, vecino, en el otro productor. Dile adiós a “las mordidas”, deja de ver los recursos como dinero fácil. Pongámonos serios porque tu futuro, el mío, pero el más importante, el de nuestros hijos están en juego. Tenemos hambre de verdades y ellas están en nuestras manos ¿Cuándo las dejaremos ser como lo que son? Adiós a los aplausos al político enriquecido con nuestra necesidad. Aplausos a los logros de nuestros amigos, vecinos, los nuestros. Aprendamos de nosotros y enseñemos al resto cómo se hacen las cosas.

¿Buena suerte? ¡No! Éxito y mucho trabajo.

Por Jacinto Zenobio

(Productor y mexicano)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 203519

Diseño web por