Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Encuentran mítica serpiente yaax kan o bejuquilla verde

En la Reserva Natural Amazili, ubicada en el municipio yucateco de Kaua, exploradores del lugar hallaron una mítica serpiente rara de observar y a la cual los antiguos mayas le atribuían diversos mitos.

Ismael A.C. compartió en redes sociales el hallazgo de una serpiente conocida como bejuquilla verde, cuyo nombre científico es Oxybelis fulgidus, y en maya se le conoce como yaax kan. Ismael A.C. compartió en redes sociales el hallazgo.

“La cita tenía que ser allá explorando la fantástica selva maya, con uno de los seres vivos más temidos en las comunidades. Se trata de la Oxybelis fulgidus, una mítica serpiente que se cree te latiguea y si dices su nombre te corretea, también cuentan que de noche se convierte en una hermosa mujer llamada Xtabay”, expresa Imael A.C. en redes sociales mientras se muestra cerca de la serpiente.

¿Cómo se comporta la yaax kan?

Al contar con la habilidad de esconderse entre las ramas de los árboles volviendo casi imposible su percepción, la serpiente bejuquilla, desde hace cientos de años se ha convertido en uno de los seres más míticos por la serie de leyendas que se arrastran junto a ella.

Tanta es la fama, que cuando alguien logra verla o capturar una, se vuelve un hecho de trascendencia.

Dentro de la sabiduría popular de los mayas, se dice que la bejuquilla latiguea y te persigue si dices su nombre. También hay quienes creen que se puede convertir en la Xtabay.

Alimento de la bejuquilla verde

La bejuquilla verde se queda en lo alto de los árboles mirando hacia el suelo y cuando encuentra un ratón, lagartija o nido la serpiente sigue a la presa a una corta distancia y la huele cuidadosamente. 

Si la serpiente está contenta con lo que huele, muerde la cabeza de la presa y la levanta de 20 a 40 centímetros del suelo. Con esto la serpiente evita que la presa use su fuerza física. 

La bejuquilla tiene dos dientes más grandes en la parte posterior de la boca, dichos dientes permiten que la saliva tóxica penetre las heridas e inmovilice a la presa. 

Luego, se la traga rápidamente. Una vez la presa está completamente dentro de la serpiente, la bejuquilla busca un lugar para descansar, usualmente el punto más alto de un árbol.

Cabe resaltar que la serpiente puede llegar a medir entre 1.5 y 3 metros de largo.

Su comportamiento hacia los humanos es neutral y usualmente la serpiente va hacia el otro lado del terrario. Algunas se adaptan muy bien e incluso se acercan. La mordedura de una bejuquilla es muy dolorosa y podría incluso inmovilizar un dedo por meses.

.-Con información de Sipse

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por