Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Esperan que Covid no marchite festividades

Por Karla Rodríguez. Fuente El Universal.

Productores de cempasúchil y nochebuena esperan que la venta sea igual a años anteriores.

CIUDAD DE MÉXICO. Con la vista puesta en las festividades más emblemáticas de los mexicanos, productores del paraje Apatlaco en la zona chinampera de Xochimilco, se preparan con la producción y venta de flor de cempasúchil y nochebuena, la apuesta, pese a la pandemia causada por el Covid-19, es la misma que en años anteriores y con ello, también esperan que la venta sea igual o mayor.

Ángel Vázquez Ortiz, sembrador de este paraje comentó a EL UNIVERSAL que, para esta temporada decidió plantar la misma cantidad de flores que en años anteriores; 30 mil piezas de cempasúchil y 30 mil piezas de nochebuena, señaló que tiene la esperanza de que las personas no dejen que marchiten en sus manos y que, pese a la pandemia, continúen las “tradiciones más bonitas que tienen los mexicanos”.

Tan sólo en el 2019, por la venta de cempasúchil y nochebuena, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) registró una ganancia de 762 millones 468 mil 265 de pesos, cantidad que los productores esperan recabar o superar y que no sea afectada por la pandemia. El año pasado de la venta de la flor de cempasúchil se obtuvieron 99 millones 564 mil 78 pesos; mientras que, de noche buena las ganancias fueron por 662 millones 904 mil 187 de pesos.

“Espero que las personas no dejen que se pierdan ese tipo de tradiciones por la pandemia, me gustaría invitar a las personas a que no se desanimen por la pandemia, que vengan a comprarnos porque es producto de calidad, las flores que nosotros les ofrecemos no se van a marchitar o a poner amarillas en poco tiempo, los cuidados que nosotros les damos garantizan por lo menos cinco meses de flores saludables”, señaló Vázquez Ortíz.

Este sembrador, además de poner sus productos a la venta para todo el público, vende sus lotes de producción, normalmente para tiendas de partamentales o, incluso para adornar los camellones de Paseo de la Reforma y algunos ayuntamientos de algunas alcaldías de la Ciudad de México.

Flores con simbolismo mexicano

La flor de Cempasúchil es originaria de México, su nombre proviene del náhuatl “Cempohualxochitl” que significa “veinte flores” o “varias flores”, como parte de la cultura mexicana, se mantiene un simbolismo especial con esta flor, referente a las creencias de los antepasados, ya que, asimilaban el color amarillo con el sol y la peculiaridad de su aromo, fueron razones por la que la utilizaban en las ofrendas dedicadas en honor a sus muertos.

En varias regiones del país, la tradición marca hacer senderos con flores de cempasúchil, desde el camino principal hasta el altar de la casa con la finalidad de guiar a las almas hacia los altares. La flor era considerada por los mexicas como un símbolo de vida y muerte. La planta, además, es utilizada para diferentes fines principalmente por su rica naturaleza química, lo cual le confieren propiedades medicinales, nemáticidas, insecticidas y pigmentarias.

Por su parte, la flor de nochebuena es conocida también como poinsettias, flor de pascua, catalinas, estrella de navidad, y con su nombre en Náhuatl : cuetlaxóchitl. Es la planta ornamental de más importancia en México, es originaria de este país, se encuentran de manera silvestre en varios estados de la República.

De acuerdo con algunos registros, fue de las inmediaciones de Taxco, Guerrero de donde se tomaron las primeras muestras de nochebuenas que se enviaron a Estados Unidos en 1828 por Joel R. Poinsett, en honor a quien la flor es conocida como poinsettia, actualmente cuenta con más de 100 variedades. En México, el cultivo de las flores se remonta a los aztecas, quienes utilizaron partes de la flor para crear tintes rojizos púrpura para tejidos e incluso para la medicina.

Hectáreas en México

En un terreno que Ángel dedica a la siembra y venta de flores, señaló que todo el año se dedica a esta actividad, pero va cambiando el tipo de productos; sin embargo, dijo, lo que siempre se vende son las flores de jardinería y con esas genera lo ingresos para incluir las de temporada como el cempasúchil y la nochebuena, ya que estas semillas tienen costos más elevados.

Este sembrador de Xochimilco, dedica su tierras a este negocio, en el cual están involucrados todos su familiares y además de ellos, cinco trabajadores o “chalanes” como él los llama. Sin embargo, en todo el país se siembran hasta dos mil 186 hectáreas de cempasúchil y de noche buena se registraron en 2019, cerca de 300 hectáreas de acuerdo con datos del Servicio de Información Agroalimentario y Pesquera (SIAP).

Las zonas en las que se siembran ambas flores se distribuyen de la siguiente manera: en la Ciudad de México para el cempasúchil se siembra en Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta, Tlalpan; mientras que, en los estados se siembran en Guanajuato, Estado de México, Michoacán, Puebla, Veracruz, Durango, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tlaxcala en sus distintas variedades como son manojo, planta y tonelada.

Para la producción de nochebuena, los principales estados productores de flor de Nochebuena son: Morelos, con seis millones 424 mil plantas; Michoacán, tres millones 922 mil; Ciudad de México, tres millones 575 mil; Puebla, dos millones 639 mil; Jalisco, un millón 716 mil; Estado de México, 820 mil, y Oaxaca, 14 mil 500 mil plantas. En lo que se refiere a la Ciudad de México, la entidad contribuye con tres millones 575 mil plantas, es decir, el 18 por ciento de la producción nacional, y es uno de los principales productos que se cosechan en esta región.

Cabe señalar que, de acuerdo con datos oficiales, de 2016 a 2019, la producción de flor de Nochebuena aumentó alrededor de 15%, lo que equivale a cerca de dos millones de plantas en este periodo.

Cuidados de las plantas y condiciones de crecimiento

En México se estima la presencia de 35 especies de flor de cempasúchil de las 58 existentes en el continente, los estados de Guanajuato, Hidalgo, Michoacán y Estado de México son los que cuentan con las mejores condiciones de suelo y clima para la producción de cempasúchil, dicha flor únicamente florece después de la época de lluvias.

Se siembran principalmente en maceta de varios tamaños, variedades mejoradas compactas, puede sembrarse en invernadero o a cielo abierto pero con riego. En Tláhuac se siembran principalmente variedades criollas, como flor de corte, son de porte alto y principalmente son de temporal a cielo abierto.

Requiere de cuidados mínimos como son: poner fertilizantes que son las que las cuidan de las plagas, realizar podas frecuentes para que la flor crezca limpia y regarla constantemente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 5
Total: 232929

Diseño web por