Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Este 2021 no habría pepino

Al menos este año será muy difícil que se permita alguna temporada de captura del pepino de mar, esta especie está ya muy explotada y muy escasa, informó Mauro Cristales Márquez, coordinador estatal de atención a programas de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

Lo que ya se explora, y podría ser, es que se empiece a cultivar en granjas marinas, como ya se hace en Baja California Sur, agregó.

Por cierto, hablando de especies en peligro, el funcionario recordó que ayer se inició la veda del mero, que se sumará a la del pulpo que está en vigor desde el viernes 1 de enero pasado.

En el caso del pepino de mar, recordó que el año pasado tampoco se permitió la captura de esta especie en aguas yucatecas, como sí se permitía en años anteriores, y ve difícil que se permita de nuevo pronto porque está cerca de extinguirse en la Península.

El funcionario comentó que en breve se reuniría con el personal del Instituto Nacional de Investigación Pesquera, cuya sede se encuentra en Mazatlán, para tratar este punto del pepino de mar, entre otros, pero por los antecedentes y la información que ya se tiene lo más seguro es que señalen la no viabilidad de permitir, al menos este año, alguna temporada de captura de esa especie en esta región.

Cristales Márquez comentó que, siempre sobre esa especie, ya se explora la posibilidad de traer un proyecto a Yucatán para instalar y trabajar en granjas marinas a fin de reproducir pepinos de mar en la localidad, tal y como ya se hace en Baja California —también ahí se acabaron esta especie desde hace algunos años—.

El coordinador manifestó que hay empresarios interesados —no mencionó quiénes— en traer este proyecto de las granjas de pepino de mar y ya analizan las posibilidades de hacerlo realidad, pero todo depende de dos factores principales: el dinero para invertir en estos planes y la semilla para hacerla producir.

De un vistazo

Volúmenes de captura

En el caso del pulpo, la temporada de captura cerró con 11 toneladas del molusco desembarcadas, de las cuales nueve toneladas corresponden al pulpo maya y las restantes al “vulgaris”, que en total arrojaron una derrama de $512.910,853. En el caso de la langosta, hasta el 25 de enero se habían capturado 484,452 kilos, con valor de $86.407,265, y de mero, cinco toneladas, con valor calculado de $344,232.56.

DAVID DOMÍNGUEZ MASSA. DIARIO DE YUCATÁN.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por