Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Exposición sobre un pequeño residente de Yucatán

Debido a la vulnerabilidad del colibrí de cola hendida y su hábitat, una especie endémica de México y en peligro de extinción, el Centro de Investigación Científica de Yucatán y la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Mérida inauguraron la exposición «El Colibrí de Cola Hendida, un pequeño residente de Yucatán».
El Museo de Historia Natural de Mérida alberga la muestra cuya entrada está abierta al público desde diciembre 2014 y hasta junio de 2015, cuando la exhibición iniciará su recorrido a lo largo de todo México.
Con el apoyo de la National Geographic Society, la doctora Eurídice Leyequién, investigador en jefe del Departamento de Recursos Naturales, ha llevado a cabo una investigación científica sobre esta especie yucateca de colibrí, centrada en el éxito reproductivo de la especie.
El colibrí cola hendida se encuentra bajo una fuerte presión humana: de 100 nidos que ponen solo llegan a sobrevivir setenta, y además de sus depredadores naturales, enfrenta la pérdida de su hábitat debido a la expansión de la zona urbana que afecta su alimentación y anidación. En Yucatán, la duna costera ha perdido en las últimas décadas más de la mitad de su distribución natural y los manglares están afectados por la contaminación y los asentamientos.
La exposición aborda la historia natural del colibrí cola hendida a partir de la cosmovisión prehispánica maya y hasta el concepto contemporáneo de los colibríes en el imaginario colectivo, así como los riesgos naturales y antropogénicos que amenazan el hábitat de la especie.
Con el fin de construir más puentes entre la ciencia y el arte, la exposición cuenta con la participación de reconocidos artistas visuales que intervienen esculturas hechas por artesanos de Yucatán, y una breve muestra de las artesanías relacionadas con el colibrí. Además, los estudiantes de artes visuales de la Universidad Autónoma de Yucatán realizan una pintura mural sobre el colibrí en la cosmogonía maya, su hábitat y vulnerabilidad. A su vez, se restauraron las colecciones de plantas del jardín en el Museo de Historia Natural. En particular, una representación de la vegetación de dunas costeras, un hábitat vital para el colibrí cola hendida.

National Geographic en español

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por