Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Fonatur, defiende ecocidio

Las voces se alzaron, cientos de corazones que dejaron de palpitar en la naturaleza golpearon fuerte la razón de varios activistas que defendieron los Manglares de Tajamar, dicen que Fonatur los traicionó, dicen que llegan partidos políticos queriendo quedar bien, pero la realidad es que Cancún a despertado y se está defendiendo.
Ante la polémica por la destrucción de manglares en el proyecto Tajamar, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) emitió ayer un escrito en el que asegura que “todas sus acciones se han realizado de conformidad con autorizaciones vigentes”.
El conflicto viene por el hecho de que estos permisos fueron emitidos antes del decreto promulgado en 2007 por el entonces presidente Felipe Calderón, que protege el manglar e impide la construcción de cualquier proyecto en zonas donde se encuentre esta especie.
Las autorizaciones tienen vigencia hasta el 8 de febrero. De no construir antes, los desarrolladores perderán los permisos y tendrán que ajustarse a la nueva ley.
Un juez 2o. de distrito en Quintana Roo, Gerardo Vázquez, concedió hace un par de días la suspensión provisional para detener la obra.
IMG-20160123-WA0005-300x225A pesar de esto, desde el Grupo Ecologista del Mayab (Gema) acusaron que en las primeras 12 horas de la destrucción ya se habían talado el 90 % de las hectáreas totales y que no hubo rescate de flora y fauna, como establece la propia autorización que está por vencer.
El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) emitió su posición respecto a la devastación de manglares en el Malecón Tajamar de Cancún, según publica “El Economista”.
Mediante un comunicado, esta asociación internacional exige que se detenga inmediatamente la destrucción del manglar, calificado como flagrante ecocidio.
También pide que la Semarnat forme un grupo de expertos que analice la situación y provea recomendaciones específicas sobre éste y otro tipo de proyectos que afecten los manglares.
Urge a que se fortalezca la capacidad de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para que verifique que se cumplan las condicionantes establecidas en las autorizaciones que otorga la Semarnat.
Además, recomienda mejorar el proceso de las manifestaciones de impacto ambiental para que integren la mejor ciencia y conocimiento disponible, y garanticen procesos realmente participativos y transparentes de consulta pública.
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, México es uno de los países con mayor pérdida de manglares, puntualiza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por