Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Jaguares y ganado

Especial Rural MX

Uno pierde y otro gana terreno vital

El desarrollo y avance humano, tema delicado para la fauna silvestre al verse afectada al perder cada día más terreno. El Dr. Anuar David Hernández Saint Martín que está en el Programa de Conservación de Felinos y sus Presas de Pronatura Península A.C. nos platica que la actividad ganadera es un ejemplo de ello.

Desafortunadamente el jaguar al perder territorio, que además es vasto, pierde también la oportunidad de alimentarse ya que, dentro del problema de pérdida de territorio, otras especies también tienen que replegarse o incluso, son exterminadas.

¿Cómo nivelar el impacto que afecta y deteriora una convivencia forzada, pero necesaria?

Hablamos de una situación donde hay dos intereses que buscan su beneficio: 1) Por un lado está el felino (jaguar) que es tan importante para nuestra cultura, pero sobre todo en los bosques tropicales. 2) Por otro lado los productores de ganado quienes proveen alimento para seres humanos.

Jaguares había antes de que hubiera humanos en el continente americano y cuando llega la ganadería con los españoles cambian las cosas. Aquí en Yucatán tenemos una importante zona ganadera en el oriente del Estado donde comienzan a coincidir jaguar y ganado. Una vaca, un becerro o un borrego siempre serán presa fácil, al estar domesticados no tienen capacidad contra el felino. Esta situación es complicada, pero SÍ tiene solución.

Existen ciertas medidas que se pueden tomar para lograr esta convivencia, buscando que no desaparezcan los jaguares. Ya hay ejemplos en otras partes de México.

¿Cómo se da este ejercicio?

No es una receta de cocina, las acciones se adecuan a los contextos, no es lo mismo con los grandes ganaderos que al perder dos o tres animales al año es prácticamente nada, contra el pequeño ganadero que tiene 10 vacas donde en una noche puede perder un importante patrimonio.

El jaguar busca la presa más fácil de cazar por lo que una de las medidas más sencillas a tomar es complicar el acceso de los jaguares hacia el ganado. Generalmente los productores tienen un corral de manejo donde hacen sus actividades propias, pero con cierta inversión y a veces utilizando material local se puede transformar de un corral de manejo a un corral de protección nocturna ya que los ataques ocurren principalmente en la noche; al dificultar el acceso el felino se irá a otro lugar a cazar. Durante este ejercicio se va cambiando ya que el jaguar tratará de entrar por varias vías, sin embargo, el ganadero estará siempre obstaculizándole el acceso.

¿Cuál es el principal problema?

La mayoría de los ganaderos tienen a sus animales en libre pastoreo día y noche por lo que al jaguar se le facilita. Esto implica resguardar al ganado en la noche y temprano en la mañana sacarlo, es en sí, un cambio de actividades y con estas acciones disminuye significativamente la incidencia de ataque ya que el jaguar terminará yéndose a otro lado o comenzará a alimentarse de la fauna silvestre que originalmente es su alimento cumpliendo también su papel dentro del ecosistema.

¿Está en peligro de extinción el jaguar?

Sin duda, pero el asunto no está en el jaguar, es con los ganaderos que no quieren lidiar, mejor toman el rifle y ejecutan. Sabemos que está penado por la ley, pero muy adentro en los ranchos nadie lo sabe incluso, muchos tienen su piel de jaguar en la pared salvo que alguien sea sensible a este problema tome fotografía y denuncie.

¿Cómo platicar con los ganaderos y sensibilizarlos?

De entrada, es un trabajo muy intenso. Los colegas de Costa Rica le llaman “trabajar finca por finca”, aquí le llaman “trabajar rancho por rancho” volviéndolo muy tardado y complejo, aunque más efectivo, porque una vez que convences a un solo productor y comience con sus adecuaciones los vecinos se dan cuenta que esto puede funcionar. Nosotros ayudamos a que sus procesos sean mejores y a que la depredación disminuya, además canalizamos otros programas como: el de Desarrollo Rural Sustentable, ecoturismo, y en México existe un seguro de muerte por depredadores (jaguar, puma, coyote, etc.) el cual cubre a todos los productores de ganado sin importar que estén registrados o no. La única cláusula que existe es que el ganadero no va a matar al depredador. Al detectarse un ataque, inmediato reportarlo vía telefónica y tendrán la visita de un ajustador, tomar fotografías del animal, el lugar y entorno para tener evidencia.

Nota para sepas: Se ha detectado en diversos Estados del país, incluyendo a Yucatán, que los principales depredadores ni siquiera son los jaguares, son los perros.

Teléfono del fondo de aseguramiento: 55 91 26 94 00 con 20 líneas de lunes a viernes de 9 a 5 de la tarde. Oficinas en Mérida, Yucatán, calle 32 No. 269 entre 47 y 47 A. Colonia Pinzón II, C.P. 97205. Tels. +52 (999) 988 44 36 / 37 y preguntar por el Programa de Conservación de Felinos y sus Presas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Elaboración de Páginas Web

Por solo $2,990

Si estás en Yucatán y necesitas llegar a más gente en el mundo digital...
¡Este servicio es para ti!

Diseño web por