Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Junto con ellos ¡Rescatar nuestro pasado!

Por Jorge Alanis Zamorano

Los mayores necesitan el apoyo moral y sentimental

Alejandro Salazar Chay quien a sus 19 años es el Presidente del Colectivo Chuk Je´el. Ellos están enfocados a la conservación y rescate del maíz criollo así como del patrimonio cultural en todas sus expresiones, ellos comienzan en el 2017. Jóvenes y adultos mayores se encuentran y rehacen la historia hacia el futuro, tomando como base la de sus abuelos.

Como trabajo encomiendan en el bachiller para buscar un problema y plantear una solución y así poder hacer sobresalir a su municipio de Dzitás. Entre tantos se enfocan en un problema que comienza a verse como foco rojo y es el abandono del campo. 2017 enmarca un recorrido que se anuncia como una imperante necesidad que tristemente oscurece el panorama ya que se está perdiendo el conocimiento ancestral, las tecnologías –que hacen falta- están desplazando el viejo conocimiento, el de los abuelos, el que nos dio gran parte de nuestra identidad. Alejandro Salazar comenta que trabajar el campo es muy valioso. Orgulloso remarca su origen desde su abuelo don Tomás Salazar –campesino de los buenos agrega- quien no hace mucho fallece a los 95 años. Dice que su alimento se basaba en lo que la tierra le otorgaba, no más. Su abuelo siempre trabajo la tierra y decía que era porque “nos pertenece” así también su padre lo enuncia porque es campesino también y a mucho orgullo.

La problemática. Un campesino al momento de querer vender su producto no tiene un mercado. Alejandro recuerda que cuando llevaba a vender el maíz cosechado de su padre al molino no lo recibían ya que solo compran maíz blanco. No quieren maíz amarillo, morado ni rojo; sólo el de Maseca. Solo veía cómo los productores se iban muy desanimados, enojados y tristes de los molinos con su producto, con el trabajo de todo un año. Al ver la variedad de maíz que su padre llegó a tener le preguntó ¿Por qué no produce más de este? Y la respuesta fue: porque no me lo compran… Debemos hacer un frente, no permitamos que las empresas traigan maíz que no es nuestro. De todo el maíz y sus variedades recolecta un poco le dice a su papá que lo siembre y fue escuchado y apoyado. Así comienza a recuperar de nuevo y a mantener el maíz nativo.

bst

Unión de abuelos y la juventud. Posteriormente con sus compañeros trata de comercializar artesanías pero se dan cuenta que a la gente ya no les interesan esos artículos. Alejandro dice que “…vivimos en una sociedad donde ven al campesino como una persona inferior…” se dan a la tarea de visitar casa por casa y son bien recibidos, le platicaban sus vidas, les invitaban a comer ¡Un agasajo para nosotros! Emocionado comparte Alejandro.

“…Nunca voy a olvidar que al finalizar la charla con un productor soltó en llanto y me dijo: muchacho, muchas gracias por estar conmigo, por platicar, por escucharme porque yo estoy solo, mi familia se fue y me dejó, mi familia está en el cielo. Ahora me siento importante y espero no sea la única visita…”. El día de hoy Alejandro comercializa las jícaras de su gran amigo. No es solo comercializar sus productos, ellos están solos, necesitan el apoyo moral y sentimental de jóvenes como nosotros. Hoy día, organizamos y buscamos espacios de expresión y venta.

Contacto: 9982167634

Tienes que ver la entrevista completa en nuestro canal de YouTube y con el título que te presentamos aquí.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por