Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La abeja reina, aquí huele a miel

La Ingeniera Agrónoma Nelly Ortiz es la Promotora Nacional del Consumo de Miel; hija de padres apicultores, toda su infancia estuvo rodeada de abejas; luchadora incansable, se encuentra en una etapa plena, de éxito y muchos planes por delante, una profesionista que se ha dedicado al campo, a fortalecer el nombre de la miel, promover su consumo y dejar en alto a los apicultores. Muchos de sus sueños se han convertido en realidad; su familia es un pilar importante en todo el enjambre que ha construido. Como todos, también ha sufrido reveses y enfrentado muchos retos, y eso ha hecho que su conocimiento y su nombre se fortalezca para ser reconocida como la Abeja Reina. Nos recibió con los brazos abiertos en el nuevo proyecto que está emprendiendo Abeja Planet.

¿Cómo comienza Nelly Ortiz su aventura en el mundo de la miel?
Mi padre fue gente de campo, un ejidatario que se dio la tarea de sembrar hortalizas, henequén, producir miel aunque tenía un inconveniente, era alérgico. Tenía nueve años cuando mi padre fallece, nos hereda las colmenas a mi madre y a nosotros, sus cuatro hijos. En una de las primeras visitas al apiario me dijeron: “siéntate en esta piedra, te ponemos tu velo y te quedas quieta”, pero no sabían que era hiperactiva, entonces con el calor sofocante del sol me quité el gorro, las abejas me picaron, tuve más de 60 piquetes en todo cuerpo, con esa aventura me di cuenta que no era alérgica como mi padre y en vez de alejarme me acercó más a las abejas.

nelli ortiz (1)¿Qué significa para usted la apicultura?
Estar cerca de las abejas es una maravilla, es volver a la vida, en cuanto tengas alguna situación emocional en algún momento tú te acercas a las abejas y ves que un insecto tan pequeño está haciendo una actividad tan grande, ya que se dedica a la polinización de las flores, preservan el hábitat de las plantas y es ahí donde le vemos la mayor importancia.

¿Cuáles son los retos que enfrenta la apicultura?
Nuestra actividad en Yucatán, económicamente hablando, todavía es un poco tradicional y los mercados internacionales exigen inocuidad y gran control de plagas porque al aplicar los tratamientos hay riesgos para la producción de miel. Otro reto es la escasez de néctar en el campo al no haber las floraciones adecuadas, temperatura y humedad óptimas, las abejas no pueden recolectar, entonces las alimentamos de manera artificial lo que nos aumenta el costo pero con esto evitamos que enjambren o que mueran.

¿Es un buen negocio la apicultura?
Con los ingresos de esta actividad he podido crecer a mis dos hijos. Estoy enamoradas de las abejas, admiro su laboriosidad, las propiedades benéficas de todo lo que ellas producen y su importancia para el medio ambiente.

¿Cuál ha sido la mayor recompensa que esta labor le ha regalado?
Ser reconocida por algo que para mí no es un trabajo, sino un privilegio. Fui Presidenta de la Unión de Apicultores de Yucatán y Delegada Nacional de Apicultores, en ese tiempo me nombran Promotora Nacional del Consumo de la Miel. He tenido la oportunidad de ser Nelly Ortiz “la experta de las abejas”, “la reina de las abejas” o cuando estoy presente dice “aquí huele a miel porque está Nelly”. Por mi experiencia y conocimientos estoy asesorando a varios empresarios, estamos trabajando en la reforestación y en la producción de miel orgánica.

¿Cualquier persona puede incursionar en el mundo de la apicultura?
Sí, toda persona interesada en ser apicultor puede iniciar desde con una colmena.

¿Cualquier apicultor puede certificar su miel como orgánica?
Hablar de producir miel orgánica es fuerte, ya que requiere de un proceso férreo de inocuidad e higiene, y lo más importante es la ubicación de las colmenas, tienen que estar a 3 kilómetros de algún basurero, granja o cultivos donde se apliquen herbicidas o fertilizantes y es complicado cumplir esa condición. Después viene la alimentación, no podemos usar azúcar estándar, tiene que ser una azúcar certificada orgánica. También hay que usar cera estampada orgánica; ya no está permitido pintar las cajas, además el control de plagas y enfermedades tiene que ser con productos orgánicos.

¿Cuáles son los retos que vienen?
En esta época de mi vida mi reto es apoyar a que la gente crezca como persona, motivarlos, hay mucho por hacer, debemos apoyarnos mutuamente como en la vida de las abejas y sobre todo apoyar a los niños y jóvenes a que tengan su mente en actividades productivas y positivas, que sean un bien para México.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por