Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La casa del cocodrilo

¿Se imaginan una granja en la que el objetivo principal sea la producción de cocodrilos y que además, este abierta al público que la desee visitar?

En la comunidad pesquera de Isla Arena, Campeche, a poco más de 100 km de la ciudad de Mérida, se localiza Wotoch Aáyin que significa “La Choza o Casa del Cocodrilo”. Es una sociedad cooperativa constituida por habitantes de la isla, quienes al percatarse que la pesca, principal actividad de la zona, no les generaba estabilidad económica suficiente, tuvieron que buscar otras alternativas, una de ellas fue incursionar en la crianza del Cocodrilo Moreletti, con la intención de cuidarlo y preservarlo, para que después, sin afectar la población natural de la zona, tengan un aprovechamiento comercial al contar con suficientes ejemplares. La cooperativa ha invertido casi más del 80% del capital mientras que el restante ha sido gracias a los apoyos de instancias como el Conanp (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas), la Sagarpa y el CETmar (Centro de Estudios Tecnológicos del Mar de Campeche). Esta sociedad logró un sustento financiero para sus familias y su localidad, ya que el complejo ha generado nuevos empleos, así como la compra de mayor producto marino entre los pescadores de la zona y, especialmente, se crea un sentido de conservación de la naturaleza.

Antes de iniciar el recorrido por la granja, un guía se identifica ante el visitante y comienza a relatar la historia y misión del lugar así como la importancia del cocodrilo y su depredación por parte del hombre, las escamas de esta especie no son muy pronunciadas por lo que hace más atractiva su piel al cazador. De igual manera su carne es muy demandada en lugares como Japón y China. Mientras se admiran los impresionantes ejemplares se explica que son alimentados a base de puro pescado y sin ningún complemento alimenticio, estos animales son, por lo tanto, completamente orgánicos.
En su etapa de reproducción (entre abril y junio), las hembras construyen nidos donde almacenan sus huevos, alrededor de 20 a 45 huevos por hembra; después de 80 días de incubación estos eclosionan y son llevados a los acuaterrarios diseñados por la cooperativa, donde conviven con los otros cocodrilos recién nacidos; al crecer son llevados a otras granjas o UMA*; y cuando finalmente tienen un tamaño determinado estos reptiles son usados para su comercialización, todo debidamente controlado por instancias ambientales. El guía comenta que la parte de la cola es donde se extrae más carne, y que las costillas de cocodrilo, por cierto, son altamente recomendables para el paladar.

Atractivo, interesante y sabroso paseo ecoturístico. Además del recorrido guiado, Wotoch Aáyin ofrece a sus visitantes diversos servicios de ecoturismo como el paseo por un sendero ecológico, que es una franja de manglares que concluye con una bella vista de la laguna, en la que puedes apreciar diversas aves, mapaches y coloridos peces, así como rentas de kayak’s para recorrer la pacífica laguna. El lugar cuenta con un restaurante de productos del mar (su menú incluye la carne de cocodrilo en diversas presentaciones), una tienda de souvenirs, la venta de múltiples productos de piel de cocodrilo -completamente acreditados-, puede fotografiarse con las crías de los lagartos o simplemente recostarse en su área de hamacas junto a la alberca para uso exclusivo de los visitantes.
No lo olvide, es en Isla Arena, una tranquila y pequeña comunidad donde por cierto se encuentra el Museo API (A Pedro Infante), además de un largo litoral de playas, múltiples restaurantes de mariscos, y es ahí, en Wotoch Aáyin donde se rigen por un lema: “Educación, conservación y comercialización del Cocodrilo Moreletti”

Agradezco la atención de nuestro guía Sergio Lizama y de la familia Uruñuela Interian.
Mayores informes: www.wotochaayin.com

Sobre el Cocodrilo de Morelet
El Cocodrilo de Morelet o Cocodrilo Mexicano (Crocodylus moreletii) es un saurio de talla pequeña (3 y 4 metros de longitud). Su hábitat abarca Guatemala, Belice y parte de México (de Tamaulipas a Yucatán). Se llama así en honor al naturalista francés Pierre Morelet, quien describe científicamente a la especie en 1850.
Su tamaño permite su fácil captura, razón por la cual son muy codiciados por los cazadores. Las poblaciones del también llamado cocodrilo de pantano disminuyeron drásticamente debido a la cacería y el comercio no regulado de sus pieles, actualmente y gracias a las acciones de conservación y recuperación, la especie ya no se encuentra en peligro de extinción. Su promedio de vida es entre 65 y 100 años, son de agua dulce pero pueden vivir de igual manera en agua salada. Su hocico abierto significa que se están ventilando, son de sangre fría y pueden soportar hasta 2 horas bajo el agua, sus pulmones tiene la capacidad de almacenar oxígeno, sus ojos están cubiertos por una ligera membrana para poder ver bajo el agua. No son animales enfermizos y pueden soportar varios meses sin comer, debido a su lento metabolismo.

*UMA: Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre, son áreas delimitadas donde se permite el aprovechamiento de ejemplares, productos y subproductos de los recursos de la vida silvestre. Las UMA pueden funcionar como centros de exhibición, centros productores de pie de cría, bancos de germoplasma o centros de investigación.

Por Carlos del Castillo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 203516

Diseño web por