Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La soya, al rescate en Yucatán

TICUL.- Trabajadores del campo se dicen preocupados porque, aseguran, el clima de los dos últimos meses no favoreció la producción de maíz y otros cultivos y, ante ello, esperan que el gobierno del Estado les apoye para salir adelante, debido a que muchos invirtieron casi todo lo que tenían.

En Huntochac, Oxkutzcab, el cultivo de soya gana terreno entre los productores, ya que prefieren trabajar esta planta por su mejor precio y demanda.

A la fecha, de un total de 800 hectáreas, los campesinos sólo trabajan 170 de maíz.
Fuente: Diario de Yucatán

En Ticul, los campesinos afirman que hay quienes gastaron más de $2,500 por hectárea para conseguir algo de ganancias pero, a pesar de que las plantaciones crecieron a buena altura, no dieron los frutos que debían. Esto ocurre tanto en las milpas donde sembraron maíz como en las parcelas citrícolas.

Anastasio Chan, veterano agricultor que trabaja en la zona del cerro de la ciudad, asegura que este problema ya se generalizó y lamenta que las autoridades estatales durante sus visitas no hablen de las pérdidas de cultivos.

—No sólo los agricultores reportan pérdidas, hasta nosotros que nos dedicamos a la producción de maíz ya vimos que la cosecha que se esperaba este mes no se dio de buena manera.

—Contrario a otros años en que las plagas de gusanos afectaron los maizales, esta vez fue el clima el que no nos favoreció, las lluvias fueron escasas por las tardes y durante todo el día el intenso sol nos afectó.

—Lo peor es que algunos invertimos casi todo lo que teníamos con la esperanza de obtener buenas cosechas. Ni siquiera hubo para que consumamos en las casas.

—Ahora lo que nos queda es aprovechar el suelo que ya está preparado para resembrar otros cultivos, como hortalizas de ciclo corto, y ver si así nos podemos recuperar, lo malo es que casi no hay los recursos y por eso pedimos el apoyo de las autoridades.

Hace unas semanas, durante la entrega de los cheques del Proagro, los campesinos recibieron gratis varios kilos de semillas de calabaza; sin embargo, hay quienes no las plantaron y prefirieron consumirlas, según confirmaron varios campesinos.

Pocos cítricos
En un recorrido por las Unidades del Valle, varios productores comentan que la producción de cítricos es escasa y se pronostica que se elevarán los precios de los frutos, como ocurrió en marzo de 2014, cuando la caja de 20 kilos de del limón persa alcanzó los $850.

En Oxkutzcab, la situación es más alentadora para el campo y con el fuerte aguacero que cayó anteayer en la comisaría de Huntochac, los agricultores estarían asegurando la cosecha de maíz, soya y sorgo que sembraron en una superficie de 800 hectáreas.

El agricultor Miguel Quintal Pool manifiesta que cada año merma la cantidad de maíz que se trabaja en dicho ejido, debido a que las lluvias en esa zona son escasas.

Detalla que, de las 800 hectáreas de tierras mecanizadas que trabajan, en 550 cultivan soya debido que tiene un buen mercado, además de que la tonelada del producto se paga a unos $6,500.

A pesar de que el cultivo de soya requiere de atención especial, pues se necesita chapear en los sembradíos en tres ocasiones antes de la cosecha, los campesinos prefieren trabajar esta planta por el precio y la demanda.

Y como cultivo emergente trabajan el sorgo, debido a que esta plantación es resistente a la sequía, no requiere mucha humedad para tener una buena producción y rara vez es atacada por plagas, dice Quintal Pool.

Además, se comercializa a $3,000 la tonelada de sorgo y, en caso que la cosecha no sea la esperada, las plantas también se comercializan para forraje.

Cambios
Huntochac es conocida desde hace décadas como una zona maicera, pero dada la irregularidad o la falta de lluvias, a la fecha los campesinos de la comunidad sólo trabajan 170 hectáreas de maíz.

Además, el mercado para el grano básico no mejora y las empresas apenas pagan a tres pesos el kilo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por