Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La tradición del J’men

La tradición del J’men
Gabriela Pérez

Prevalece en nuestros días

Cientos de años atrás, nuestra creencia era politeísta, dioses de la tierra, cielo e inframundo, ofrecían agua, tierra fértil, eran benevolentes con el clima pero también castigaban, dioses que daban vida y otros que daban muerte. Una religión que permitía mantener el orden entre el cosmos, la naturaleza y los mayas. Los españoles en su conquista trajeron muchas cosas novedosas, entre ellas, una nueva religión impuesta por crueles medios, pero, a pesar de todos los intentos, los mayas, una cultura con semejante conocimiento y esplendor no podía desaparecer, terminaron por imponerse, sus grandes edificios pasaron a la historia y unieron las creencias traídas desde el viejo mundo con las suyas, ese sincretismo religioso tan estudiado y apreciado.
Aún hoy y quizás con más fuerza podemos notar esa fusión, comidas con ingredientes españoles pero sabores puramente mayas, creencias mimetizadas como el Hanal Pixan (Comida de Muertos) donde, si bien, sólo se adora un Dios, existen profundas creencias mayas arraigadas en dicha tradición. Cuando recorres un municipio puedes vivir y sentir esa influencia de los mayas actuales, y aunque la magnificencia de los antiguos puede ser atractiva, los de hoy día, tienen mucho que dar y ofrecer.
De esta manera, en un viaje hacia la asombrosa Ruta Puuc, encontramos a don Jorge Díaz Baeza, hombre de profundos rasgos mayas y su español claramente influenciado por su lengua materna, porta dignamente el blanco, las arrugas surcan su cara, ellas marcan el conocimiento que ha adquirido con el correr de los años, es un hombre de campo, que trabaja la tierra y que en ocasiones vive al día, su padre, don Nicolás Díaz, le dejó una herencia muy importante, la enseñanza de la tradición de curandero, hierbatero o j’men (x’men) “No me dejó dinero, ni bienes materiales, pero sí conocimiento”. Esta noble misión la aprende hace 40 años atrás, ahora ya tiene 63 y desde que lleva curando nunca ha ganado miles de pesos, es decir, no se ha hecho rico de su trabajo, “yo curo a los niños, a los señores, los locales y turistas, no cobro, sólo les digo que me den lo que ellos quieran, a veces me dan 10 o 15 pesitos en otras ocasiones me dan 50”.
Don Jorge cura por medio de las hierbas, tiene un preparado que le solicitan desde distintas partes de la república; los guías de turistas de Loltún recomiendan a los visitantes que terminan adoloridos en su aventura arqueológica que lo visiten.
Ahí estábamos nosotros, esperando nuestro turno para que nos curaran, yo traía un pequeño mal en la espalda, algunos el cuello cansado por el trayecto, otros quizás solamente curiosidad, don Jorge reza unas palabras católicas, el “Dios te salve”, combinado con otras oraciones, después continuó con un canto en maya mientras va sacudiendo unas hojas con ese brebaje realizado con plantas de la región y supongo, alcohol, pero recuerden que un mago (en este caso, curandero) no revela sus secretos. En mi turno realizó el mismo ritual, me preguntó si me dolía algo, a lo que respondí que mi espalda, rezó otra frase y puso un poco de aquel preparado en mis hombros, ¿me dejó de doler? Un poco en ese momento, a decir verdad, soy muy escéptica. Don Jorge me dijo que debía tener fe para curarme, quizás por eso me duele la espalda en el momento justo que escribo esto. También me dejó mi receta, poner unas hojas en agua y tallarla directamente sobre el cuerpo, claro que no les revelaré cual, para eso tendrían que ir a visitarlo.

La-tradición-del-J’men

Además de las curaciones, hace trabajos para que se levante la cosecha de la milpa, para que llueva, para que a gallinas y pavos no les caiga mal aire y tengan crías, para que la abejas den miel, también hay un ritual para que el pozo no se seque.
Es una experiencia interesante y única que debes de vivir, y si tienes la suficiente fe, quizás incluso curativa, pregunta por él cuando vayas a Loltún o comunícate a su número telefónico:
Celular: 9971157573 / Don Jorge Díaz Baeza / Alías “El Zots”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por