Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Las abejas sufren las consecuencias

Una experta en abejas advierte que hay una falta de conciencia sobre el papel de estos insectos y de otros polinizadores, vitales para el equilibrio ecológico. El ser humano sería el principal culpable de su peligro.
De acuerdo con la doctora Laura Meneses Calvillo, coordinadora del proyecto de Educación Ambiental y Manejo y Conservación de Especies del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán, las nuevas construcciones y el avance urbano, además de la deforestación, ponen el riesgo el hábitat de las abejas.
Además, agregó, que se ha dado una hibridación entre la abeja europea, que produce la miel, y la africana, lo que ocasiona un problema con la cantidad de miel.
La profesional ofrecerá la charla “Abejas, crisis de la polinización y sus repercusiones para los seres humanos” mañana miércoles en un café del Norte.
La bióloga comentó que la polinización es muy importante “porque nos da de comer, es lo que hace que se generen los frutos y alimenta al ser humano”.
El 70% de los alimentos que consumimos proviene de este proceso. Sin embargo, enfatizó, existe una falsa idea de que si se mueren las abejas europeas, que son las que fabrican la miel, nos vamos a quedar sin alimento. Pero esto es inexacto.
“Además de las abejas, hay otros organismos que también se encargan de la polinización. De hecho, las abejas que producen miel no son nativas del continente se introdujeron en el siglo XVII”, apuntó.
La doctora Meneses Calvillo manifestó que esto ha generado un problema porque ahora esta abeja ya sufrió un hibridación con la africana, lo que ocasiona una baja en la cantidad de miel que produce y genera una crisis a los apicultores.
“México es el quinto país que produce y exporta miel en el mundo, entonces esto es un problema en términos económicos para el país”, afirmó la investigadora.
La seguridad alimentaria no está en riesgo como nos quieren hacer pensar en redes sociales, reiteró.
“Los humanos somos el principal agresor del ambiente, hay una crisis de conciencia de cómo ve el hombre al entorno”, manifestó.
Por otra parte, comentó que hay estrategias que se aplican en Europa para revertir esa problemática: se establecen jardines que atraen polinizadores y se incrementa la cantidad de insectos y organismos polinizadores cuando se edifiquen las ciudades.
“Esas medidas deberían replicarse en el país”, apuntó

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por