Lo que no cuesta no lo cuidas

 

Riego en épocas de sequía

Por Jorge Alanis Zamorano

Sabemos de antemano que año con año va en aumento el calor por diversos factores y que en cualquier temporada debemos tomar en cuenta -no todos- el gasto innecesario que hacemos al momento de echar andar nuestras bombas en los campos de cultivo. En el sector agrícola lacera mucho la producción el riego en la época de sequía, sí que “sudan la gota gorda” y ¿qué hacer para no “regarla”? teniendo en cuenta que tiene un valor importantísimo el no malgastar el vital líquido.

El Mtro. en Ciencias Gaspar M. Pereyda Pérez afirma: “Es un tema muy controversial, porque no consideramos que es una fuente agotable. Lo que no te cuesta no lo cuidas -afirma-. Lo que hay que tener en cuenta es que en Yucatán sí tenemos agua pero hay otras zonas del país que son muy áridas. ¿Cómo regar, cuándo regar y porqué regar? Hay ciertas condiciones que se dan para que las plantas puedan tomar el agua, pensamos que “si las encharcamos” van a crecer mejor. Considerar siempre que para que la raíz pueda absorber el agua necesita oxigeno. El agua se tiene que drenar, si la raíz no tiene el aire que necesita la planta no la va a tomar y entonces se pudre, se da lo que se llama hipoxia (deficiencia de oxígeno).

Hay una controversia, dicen “riega de noche o muy temprano”, para que el agua no se evapore… pero muchas veces es un error. Debemos controlar el agua, el riego es en sí, para reponer lo que se evapora.

Se tiene que calcular, que no sea “a ojo de buen cubero”

En los proyectos se debe calcular, con diseño agronómico, cuánta agua necesita la planta y en el diseño hidráulico calcular la cantidad de agua que llega en cierto tiempo. Es compensar lo que la planta necesita, hecho a la medida, si vas a cambiar el cultivo debes de cambiar también el diseño. Los productores deben solicitar asesoría especializada para utilizar de manera adecuada el riego.

Lo primero que se debe de realizar es un análisis del agua, cuánta sal tiene, esto nos da idea si es agua dura o agua suave. Otro parámetro, es la relación de absorción de sodio, que es perjudicial para la planta.

Yucatán tiene agua en todos lados, en los mantos freáticos hay diferentes niveles de propiedades, bicarbonatos de calcio, de magnesio. En épocas de sequía cuando regamos, se crea un anillo salino y va cerrando a la raíz, eso hace que la raíz no pueda tomar agua.

 

Hay que medir para saber cuánta agua necesita

Medir para no crear problemas

Es muy importante saber cuánta agua necesita y también el contenido de sales de la planta, ignorar esta recomendación puede crear problemas que no le permitirán absorber el agua, perderá turgencia (se traduce en aumentar su color verdoso), técnicamente se están desmayando.

No se recomienda regar en la noche porque la planta no está trabajando fotosintéticamente, hay que verla como una maquinaria que procesa todo lo que requiere, pero eso lo hace durante la mañana.

Nunca dejar a la planta sin agua, hay una prueba de tacto del suelo. Tomamos una muestra con la mano y apretamos, si vemos que chorrea, es un suelo saturado. Si vemos que se queda en nuestra mano y deja marca tiene capacidad de agua, está bien. Si se desmorona el suelo en la mano, quiere decir que está a punto de no servir para nada. Las empresas comprometidas en el riego, proyectan de acuerdo al cultivo que se va a regar y qué tipo de riego se va a utilizar, por goteo, aspersión, etcétera. El sistema va diseñado de acuerdo la posición del sol. Hay que acercarse a los agrónomos. Es como cuando uno se auto-receta, tenemos que acudir con los expertos, hay que invertir, pero invertir a lo seguro y contratar a un profesional.

 

¿Cómo podríamos recibir una asesoría o un diagnóstico?

9991892788 y      Gaspar Martín Pereyda Pérez

 

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>