[metaslider id="11221"]

Los modos de la esperanza

Los modos de la esperanza

Pocas noticias para el empleo y algunos asomos al campo mexicano

Por José Luis Preciado

Muy pocos quedaron al margen de la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador, se puede decir que el país entero siguió de cerca la fiesta nacional en día de asueto.

Los más escépticos miraban de reojo la ceremonia y escuchaban con aire de desenfado los discursos: ¡Ajá, vamos a ver como le hace Andrés para lidiar con un país de más de 120 millones de habitantes! De una cosa todos estamos seguros; hoy tiene todo el poder (congreso y senado) para hacer todos los movimientos estratégicos que quiera; el PRI está anulado y el PAN no tiene discursos, los demás partidos políticos son veletas al viento. “Una vez que acabe este mandato, nuestros contrincantes, que no enemigos, deberán saber que subimos la calidad de gobierno a tal nivel que les será muy difícil igualarlo”, dijo el Presidente Andrés Manuel.

Por lo menos unas cuatro veces repitió que no se va a reelegir, que se someterá a revocación de mandato por medio de consulta pública a los 2 años y medio. “Nada material me interesa, ni me importa la parafernalia del poder. Siempre he pensado que el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad y que sólo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás”. La crisis del país con forma de un cuerno de la abundancia es culpa del neoliberalismo, corrupción e impunidad, serán batallas que librará este nuevo gobierno que promete “purificar a la nación”.

Atrás quedó la fiesta de la entronización, aquel sábado de asueto, las canciones de los amigos trovadores de AMLO como Silvio Rodríguez, que fueron a significar la Cuarta Transformación.

Hoy México despertó con el dinosaurio al lado; las crueles realidades; desempleo, bajos salarios, campo en abandono, economía palpitante por el nuevo gobierno y una inseguridad que no se controla con una constitución moral, ni tampoco con la buena fe del poder que acaba de llegar. A decir verdad, se le a hecho tanto daño al país que AMLO es una tenue vela encendida a la que le faltarán voluntades para mantenerla viva. ¡Pero caramba! Seamos positivos y démosle al Presidente Andrés el beneficio de la duda y el apoyo absoluto a sus ideas… corre su tiempo. Y en el campo los atrasos son más serios.

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>