Los pueblos marginales

Urge reconstruir la identidad y el progreso

Por Jorge Alanis Zamorano

 

Platicamos con Fredy Poot Sosa, promotor de la cultura maya, sobre el choque que sufrió esta cultura con la llegada de los españoles y el contraste con estos tiempos donde “supuestamente se valoran” los pueblos al interior del Estado, sin embargo no los vemos en la verdadera toma de decisiones o con una representación real y contundente. Tiempos de supuestos cambios y oportunidades, de logros y reconocimientos que al parecer sólo queda en discursos o como venta de brillantes espejos. Los que nos expuso Fredy fue interesante.

IMG_7854“El choque fue extremadamente dramático para nosotros debido al exterminio, a la persecución, a los crímenes, a pesar de ello nuestra cultura prevalece y como pueblo continuamos. Hoy día las condiciones siguen siendo complicadas y difíciles al no tener presencia en los escenarios de poder, ni posicionamiento en la sociedad, en consecuencia nos han aislado y situado en una posición marginal, concretamente en la sociedad regional. Hay que mencionar que los mayas, con la llegada de los españoles, presentaron feroz resistencia ante su aniquilamiento, llegó un momento en que los propios españoles tuvieron que negociar con nuestra gente para poder establecer ciertas normas por el desarrollo de la sociedad colonial y es aquí donde se generó la nueva forma de expresión cultural que hoy tenemos. Desde luego perdimos nuestras propias instituciones como pueblo maya. Soportamos la imposición de los españoles y posteriormente nosotros fuimos conformando nuestra propia existencia a través de distintas maneras negociadas con los pocos personajes en el poder desde la Colonia hasta la Independencia del país.

En la historia los mayas hemos expresado nuestro posicionamiento desde el punto de vista de no aceptar las imposiciones y ser en cierto punto irredentos. En 1847 fue la última expresión de esa rebeldía cuando se dio la gran insurrección social conocida como ‘La Guerra de Castas’ y que era un momento de deterioro de las relaciones de los nuevos grupos españoles nacientes de la Independencia y los mayas quienes siempre habían sido oprimidos y despojados de todos sus bienes. Perdimos la guerra militarmente hablando, sin embargo, culturalmente seguimos teniendo gran injerencia en la sociedad regional y nacional porque somos en materia lingüística la lengua más hablada del país (más de 800 mil hablantes) en contraste con el náhuatl. Algunos especialistas señalan al maya como la primera lengua hablada en México con más de 1 millón, sólo que tiene 23 variantes lingüísticas.IMG_7859

Aquí, independientemente de lo que se piense, existen dos sociedades diferentes: ‘la yucateca y la maya’. Jurídicamente todos somos yucatecos por nacer aquí; nosotros asumimos varias identidades y en consecuencia no es total la pérdida de identidad, sin embargo, aún no se refleja en expresiones de tipo público al no tener posicionamiento real de poder en este momento en órganos de gobierno. Esperamos, en un tiempo no lejano, podamos como pueblo resurgir y reconstruir nuestra identidad y cultura misma que existe y está prevalente, cuestión que se observa en rituales y diferentes actividades, que antes se castigaba o no se dejaban realizar”.

Estimado lector, ¿dónde queda pues la verdadera representatividad de la gente? ¿No se supone que debe ser de los mismos para los mismos? Bombardeados de orgullosos discursos y videos que presumen nuestra raíces y cultura maya, pero ellos, los mayas ¿lo saben?, ¿han recibido al menos algo de las regalías de los logros por atraer turismo y por ende economía?