Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Mar y tierra adentro: en charla con Rafael Combaluzier

Por Jorge Alanis Zamorano

¿Cómo se encuentra el escenario de la pesca, los pescadores y la situación económica? En una amena plática con Rafael Combaluzier Medina, titular de la Secretaría de Pesca y Acuacultura Sustentables de Yucatán (SEPASY), nos enmarca un panorama medianamente alentador causado por la situación mundial, sin embargo, los apoyos se han podido otorgar a pesar de todo.

Además, se redujo la captura de productos como el pulpo, por los cambios que se generaron en el mar a causa de las intensas lluvias que tuvimos el año pasado, las cuales desembocan en las costas desde tierra adentro afectando, entre otras cosas, su salinidad. Aunado a esto, no podemos olvidar las vedas que se abren año con año.

Reactivando la economía local

En los estímulos otorgados al inicio de la pandemia, la SEPASY tuvo un incremento de más de 2 mil beneficiados, pues se respondió a los trabajadores que pertenecen al sector desde tierra adentro en las plantas, fileteando y deshuesando, y que también se ven afectados por el Covid-19 y las vedas, resultando así un padrón de más de 12 mil personas en total. La erogación fue de 1,200 pesos quincenales por persona en vales, esto para no perder el objetivo de ayuda para sustento alimenticio; Combaluzier Medina comenta que anteriormente se daba el apoyo a través de despensas, ocasionando a su vez que los comercios locales bajen sus ventas y provocando otro boquete, mientras que los vales quincenales circularán en todo el litoral para así apoyar con la reactivación de la economía local en 57 municipios que dependen de esta actividad.

Con las fronteras y los comercios cerrados, la pandemia golpeó duramente al sector pesquero, ocasionando un declive económico al que tan solo unos meses adelante se le sumaron los fenómenos meteorológicos. En comparación con el 2019, en el que se contabilizó una captura final de 24 mil toneladas, en el 2020 solamente se obtuvieron 13 mil toneladas, ocasionando una fuerte caída del ingreso económico en el Estado.

Más allá de la esperanza

Lamentablemente hay muchos negocios que cerraron, eso o por lo menos están pasando por muchos problemas, comenta Combaluzier Medina con certeza. Agrega que en estos meses de febrero y marzo donde no existen grandes pescas de alto valor no se presentará mucho crecimiento, sin embargo, señala la esperanza de una buena temporada de pulpo o mero donde el mercado americano ya esté abriendo el comercio.

Más allá de la buena captura, como respuesta para tener una verdadera respuesta de recuperación en el sector, el titular de la SEPASY comentó que están enfocándose a las pesquerías que se encuentran a cargo de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), de las cuales en Yucatán solamente hay dos, por lo que, junto al Consejo Estatal de Pesca, realizaron solicitudes a la dependencia federal para abrir más pesquerías que no están, para que de esta forma se puedan regular otras especies que en Campeche y en Quintana Roo sí lo están, como el caracol blanco y el pepino de mar. La CONAPESCA, por su parte, realiza sus investigaciones a través del Instituto Nacional de Pesca para verificar la posibilidad y así tener una respuesta.

En nuestra plática, se mencionó una gran verdad: dejar de trabajar a corto plazo y ver que los proyectos sean para algo más largo. Para visualizar la situación en colores de problemática, el secretario comenta que nos encontramos en alerta amarilla, pero en el caso de otras especies estamos en naranja o incluso muy cerca de la roja, como es el caso del mero, al que hay que proteger respetando la talla y el método de captura. Afortunadamente la situación del pulpo es más estable y aún se puede ver la manera de aprovechar mejor el recurso sin afectarlo, donde se podrían hacer dos temporadas de tres meses en lugar de una de cuatro y medio, permitiendo el aprovechamiento en seis meses del año siempre con los estudios pertinentes para no afectar el ecosistema.

En tierra adentro

En el tema de la acuacultura, actualmente se encuentran con pocos recursos debido a que éstos se destinan a los pescadores y trabajadores de la costa. No obstante, en la dependencia estatal están acompañando a los acuicultores con asesoría técnica y verificación de procesos, permitiendo que su trabajo se logre sin contratiempos. Además, conscientes de la caída de los mercados para la tilapia, también están apoyando a las granjas acuícolas con la compra de la especie por medio del DIF, al mismo tiempo que promueven su consumo.

Por último, Rafael Combaluzier mencionó que se encuentran difundiendo la maricultura con otras especies, en la que se pretende incluir a los pescadores a esta actividad manteniéndolos cerca de la costa, algo que reconoce que ha sido un reto, pues los hombres del mar no se visualizan sembrando y cosechando especies con el control que lleva de manera sistemática.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por