Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Mayores restricciónes en filtro ante inicio de la pulpeada

Comienza la tensión en Río Lagartos tras la confirmación de cinco casos de Covid-19, por un lado, y porque las autoridades municipales ponen mayor restricción en el filtro sanitario, lo que genera controversia por el bloqueo a foráneos ante el inicio de la pulpeada.

Las indicaciones a los oficiales que vigilan el puesto de control en la entrada de la comunidad en los últimos días han cambiado, pues ahora hay mayores restricciones a toda persona ajena al puerto.

Los ribereños de Río Lagartos buscan evitar que surjan más casos de Covid-19 en su comunidad, pues hasta hace algunas semanas había flexibilidad en la entrada de vecinos de pueblos aledaños; sin embargo ahora los uniformados no permiten el paso de foráneos si no es por una actividad considerada como esencial.

Esto ha ocasionado controversia para algunos permisionarios quienes se manifiestan en contra de que se paralice la economía.

Manuel Antonio Sánchez Massa, representante de los permisionarios en el puerto, dijo que el actuar de las autoridades municipales causa coraje pues la enfermedad tarde o temprano iba a llegar y peor aún si no se tomaron los cuidados que tanto se ha difundido.

El líder pesquero explica que el alcalde Erik Alcocer Estrada debería buscar un protocolo de salud para evitar paralizar la actividad pesquera, pues la gente depende de la pesca.

El inconforme manifiesta que el enojo surgió ayer cuando policías municipales permitieron la entrada de vehículos cargados de jimbas y de carnada para la pulpeada que debe iniciar el sábado pero no dejaron pasar a los trabajadores que son de comisarías de Tizimín tales como Dzonot Carretero y Dzonot Aké.

“Esa gente necesita trabajar, es gente que normalmente está en el campo y cada año viene a ganarse la vida, por qué discriminarlos, mejor que le pidan un protocolo de salud y que durante el tiempo que vayan a trabajar el pulpo se mantengan en el puerto y no salgan”.

Reunión previa

Incluso dice que ya se había hecho una reunión hace 15 días y se habló con las autoridades municipales para evitar estos problemas. La idea fue que se lleve un protocolo y se les pida la prueba de Covid-19 a los que sean ajenos al puerto.

El permisionario alega que no siempre el de fuera va a llevar la enfermedad sino que los mismos riolagartenses están yendo a Tizimín, muchas veces a pasear y andar por el mercado sin cubrebocas y luego llevan el virus al puerto para después culpar a los que solo quieren ir a trabajar.

Señala que es injusto lo que está aplicando el alcalde y más que ayudar está perjudicando, pues con el paso de las personas que vienen de comisarías podría generar que poco a poco se levante la economía porque son gente que van a rentar cuartos, a consumir alimentos y dejará derrama económica.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados, esto se va a descontrolar. Ya el 1 inicia la temporada de pulpo y cómo lo piensan controlar, todos los permisionarios se le van a ir encima porque ya se había hablado de esto”, expresó.

Incluso Sánchez Massa dijo que ayer grabó videos de cómo sí pasaron a Río las jimbas y la carnada de Dzidzantún, pero no dejó pasar a campesinos de Dzonot Carretero.

“Creo que los tizimileños deberían hacer lo mismo, cerrar el paso a los de Río Lagartos, ya que aquí le están bloqueando la entrada a la gente de Tizimín y comisarías”, dijo el permisionario.

.

Fuente: Diario de Yucatán.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 217346

Diseño web por