Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Métodos orgánicos bien recibidos con productores de Sembrando Vida

Especial Rural MX

Cada vez más regresan esas “viejas prácticas” de cultivo heredadas de nuestros abuelos y bisabuelos, esas que eran más amigables con el planeta, con nuestra economía y con nuestra salud.

Allá en Valladolid, María Fernanda Alatriste, Técnica Productiva del programa Sembrando Vida, trabaja en diferentes municipios cercanos a las unidades productivas donde se han implementado las biofábricas, con lo que la gente ha estado respondiendo de manera satisfactoria. Ella considera que la fortaleza de las personas involucradas está asentada en el aprendizaje y motivación, lo que les permite aplicar los conocimientos aprendidos de Utopía Consulting Group.

En esta ocasión, están en un vivero comunitario creado por la comunidad. María Fernanda trabaja con la gente para llevar a cabo las técnicas de producción más eficientes relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

Buscamos –dice- que en estas unidades se aplique lo aprendido para evitar la tala y la quema, pero sobre todo para que las familias decidan de qué quieren alimentarse.

Se aplica agricultura con métodos orgánicos, por lo que realizan talleres con los participantes en el programa: Aunque este año ha sido muy extraordinario, las personas han producido media tonelada de maíz por hectárea, lo que estamos buscando es doblar los rendimientos con la aplicación de los conocimientos además de que su precio es muy accesible y es exactamente lo que se busca, añade María Fernanda.

Asimismo, nos comenta que la respuesta de los productores es de mucho interés y curiosidad, les llama la atención que algo que no cueste tanto dinero y utilice insumos fáciles de conseguir, y que encima tenga muy buenos resultados, que es lo que más les gusta. Con ellas y ellos, hay un cambio desde el inicio hasta el día de hoy, con mayor participación, motivación y trabajo en equipo.

Por su parte, Joaquín Rodríguez quien da seguimiento a 200 sembradores otorgando también asesoría técnica nos dice: Venimos trabajando la segunda y tercera generación de agricultura orgánica, pero ahora con el apoyo de Pedro Isabeles el beneficio es muy grande para los productores, ya que aprenden a preparar todos los insumos en sus mismas unidades productivas; es una buena oportunidad para nosotros porque seguimos aprendiendo más y transferimos todo a la comunidad que quiera integrarse al programa.

El avance es muy bueno, pues han cambiado modelos convencionales a modelos con métodos orgánicos donde los sembradores ya están viendo directamente los resultados.

A su vez, Braulio Argüelles, quien coordina siete municipios próximos a Valladolid, tiene a su cargo diez técnicos productivos y sociales; en suma se atienden a mil beneficiarios, a los que se suman 25 viveros comunitarios, los cuales ya tienen funcionando biofábricas donde se elaboran insumos orgánicos, como ácidos húmicos, biofertilizantes, biorepelentes, bioinsecticidas, entre otros. El programa Sembrando Vida, además, apoyó con pozos y paneles solares.

Se está llevando a cabo –comenta Braulio- el intercambio de saberes donde se espera que en el proceso el cambio de método convencional a método orgánico. Actualmente en esta zona se tienen las alianzas con Pedro Isabeles y Héctor Sifuentes quienes apoyan con todo el conocimiento necesario, con las instituciones de los ayuntamientos que ayudan identificando a los especialistas en los temas; y nosotros, por nuestra parte, en el programa federal nos capacitan con especialistas sociales y productivos, finaliza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por