Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

México seco, potencial de tierra fértil

La mitad de la superficie del territorio nacional es árida y al mismo tiempo productiva, ahí se desarrollan actividades como la agricultura, ganadería y acuacultura.

Se conoce a la aridez como la falta de agua en el suelo y de humedad en el aire, condiciones en las que se encuentra más del 50 por ciento de nuestro México, sin embargo estas áreas son de gran importancia para la conservación de la diversidad biológica y mantenimiento de procesos ecológicos. Además de que contribuyen de manera importante a la producción agrícola, pecuaria, y pesquera de nuestro país.
Fuente: Panorama Agrario

Las condiciones naturales de aridez demandan mantener las bondades del territorio y aprovecharlas aún más, ya que los célebres páramos han dado riqueza al país: minería, agricultura, ganadería, industria. Asimismo, alimentos, fibras, energía, tienen sus orígenes en las zonas áridas y de nosotros depende mantener la prosperidad y desarrollo del norte del país.

En buena medida, la alimentación nacional depende de las entidades del centro y norte, puntos que hacen que el enorme potencial agroalimentario de las zonas secas sea innegable. Es por lo anterior que se explotan nuevos caminos con el fin de redescubrir las bondades territoriales y mantener su productividad.

Los programas y proyectos en apoyo a la población que se sostiene de los suelos áridos tienen en común mejorar las condiciones de vida y de trabajo al tiempo que se privilegia la conservación del hábitat.

campo-sequia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por