Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Moringa, un árbol milagroso

Para el género humano y el mundo animal, el árbol moringa oleifera se convierte en un inmenso regalo de la naturaleza, en un «árbol milagro», gracias a sus incomparables sustancias nutritivas. No existe otra planta tan valiosa como ésta, que tiene su procedencia en la India.
El árbol no sólo ayuda, sino que también puede prevenir, proteger y regular diversas enfermedades, a la vez que sirve como un excelente suplemento alimenticio.
Moringa oleifera es la más beneficiosa y multifacética planta que existe en el mundo. El árbol puede ser útil, incluso para alimentar a las personas.
El porcentaje de vitaminas, proteínas, calcio, minerales y antioxidantes que posee esta planta, es mucho más alto en comparación con otras frutas y plantas.
El árbol es totalmente comestible: sus hojas, plantas y semillas pueden consumirse como producto alimenticio, mientras que sus flores y su corteza sirven como producto medicinal, a diferencia de las raíces, que pueden ser consumidas con ambas propiedades, tanto como producto medicinal y como alimenticio. Su sabor es agradable y se puede comer cruda. Sus productos se comercializan en forma de cápsulas, té y polvo.
Además, en el uso cosmético, el aceite de moringa suaviza, hidrata y revitaliza las pieles muy secas. Su aroma, similar al del jazmín, deleita al olfato, no el balde en algunos países, como en Puerto Rico y Colombia, se le conoce como jazmín francés.
El árbol puede alcanzar en su primer año de vida una altura de hasta 3 metros. Sus ramas colgantes se cubren con hojas color verde claro y flores color blanco-crema con un delicioso y delicado olor a miel.

Por Renate Dabrowski

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por