Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Mujeres rurales

Parte fundamental del desarrollo rural

 

La mitad de la población rural en México y en el mundo está compuesta por mujeres, las cuales producen entre el 50 y 70% de los alimentos. Por sus formas de producción preservan la biodiversidad y la soberanía alimentaria de sus familias. A pesar de su importancia en dicho ámbito, se enfrentan a más obstáculos en comparación con los hombres rurales, entre ellos: la sobre carga de trabajo debido a la división sexual del mismo, que les atribuye el cuidado de personas, como los hijos o las personas mayores; la invisibilización del trabajo que realizan en el ámbito reproductivo, productivo y para el autoconsumo; el bajo acceso a los medios de producción: tierra, agua, semillas, insumos; así como la poca autonomía económica, entre otros.

 

Ejemplo de ello es que, en México, las mujeres rurales tienen la mayor jornada semanal, que comprende 89 horas según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que implica 10 horas destinadas al trabajo no remunerado; con ello trabajan 31 horas más que los hombres a la semana; mientras que su salario promedio es 25% menos que ellos.

 

Ante este panorama, la FAO ha reconocido que las mujeres rurales son las responsables de la producción de más de la mitad de alimentos en el mundo y que es posible alimentar a 150 millones de personas más en el mundo, si las productoras agrícolas tuvieran las mismas condiciones que los hombres.

 

Por ende, es necesario realizar un impulso al desarrollo rural a partir de un enfoque de género, en donde el ámbito económico no sea el único que se promueva, sino también el desarrollo humano que permita contrarrestar estereotipos arraigados en el sector.

 

Educampo, Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural A.C. trabaja con un programa destinado a las mujeres rurales, denominado “En Pro de la Mujer”, en donde además de impulsar un proyecto productivo, se trabaja con el desarrollo humano de las beneficiarias, el cual comprende aspectos relacionados con su autoestima, toma de decisiones en la economía familiar, división del trabajo, roles de género, entre otros temas que permiten identificar la situación de dichas mujeres para orientar la intervención al trabajar con ellas y promover la disminución de inequidades.

 

images

Es necesario recalcar que no será posible lograr un desarrollo rural sustentable y erradicar la falta de seguridad alimentaria si los esfuerzos excluyen a más de la mitad de la población rural.

 

Conoce la oferta educativa de Educampo en:

http://educampo.org.mx/ofertaeducativa/

Si te interesa transformar la realidad de las comunidades rurales, te invitamos a conocer más sobre los dos cursos y el diplomado.

 

Lic. Verónica Barrientos Anaya

Coordinadora de Comunicación Social de Educampo

vbarrientos@educampo.org.mx

Facebook, Twitter e Instagram: @EducampoMX

 

Por Lic. Verónica Barrientos Anaya

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 218985

Diseño web por