Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

“No hay miel; es una situación terrible”


La producción de miel en Yucatán del ciclo 2016-2017 registra una caída de 33 por ciento del inicio de temporada en noviembre del año pasado a marzo de este año; esto significa que apenas se han obtenido 1,497 toneladas del dulce, que no han llegado al nivel de exportación, al grado de que la Apícola Maya, la empresa social del ramo, no tiene producto.
De acuerdo con estadísticas de la Sagarpa, el avance de producción de miel en el Estado va muy por debajo del avance del año pasado, lo que significa un nivel crítico, ya que el ciclo pasado estuvo marcado por una baja cosecha por la falta de lluvias.

POR ESTO! ha informado desde la semana pasada, con base en información del Servicio Meteorológico Nacional, que 15 municipios del Sur del Estado fueron catalogados con sequía severa, porque desde hace 9 meses que no llueve.
Aunque el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural, Juan José Canul Pérez, dijo no tener reportes oficiales de pérdidas agropecuarias por parte de la Sagarpa y la Conagua, que son las instancias que monitorean los siniestros causados por la sequía, los campesinos han padecido la falta de agua desde el año pasado.
En un recorrido por 2 municipios de esos 15, comprobamos que al no haber lluvia no hay floración y, en consecuencia, las abejas no producen el mismo volumen de miel.
“No hay miel, no ha habido cosecha por la sequía, no estamos exportando, no hay para la exportación, tampoco hay precio, no hay miel; es una situación terrible, esperamos que en 3 semanas haya algo; si llega a haber miel esta temporada, será a partir de 3 semanas.
Esperanza en la recta final
“Esta situación ya lo platicamos con las autoridades y veremos la forma en que nos puedan apoyar”, dijo Miguel Lara Sosa, presidente de Apícola Maya.
En el parque de San Juan leemos en una cartulina: “Hay miel”, pero al preguntar se nos informa que se trata de un tarro de 600 mililitros, proveniente de Chablekal y que cuesta 50 pesos, pero “es miel pura”, enfatiza el comerciante.
Desde noviembre, durante la Feria de X´Matkuil, los productores advirtieron que había sequía y se vislumbraba una temporada difícil; se terminó el tiempo de bejucos y enredaderas, llegó el tajonal y tampoco hubo cosecha; llegó el tiempo del dzidzilché y sigue sin haber miel; la esperanza está puesta en la recta final de la temporada, que es mayo, cuando florece el jabín, aunque los apicultores esperan cualquier flor.

VERÓNICA MARTÍENZ. POR ESTO YUCATÁN.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por