Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

“No podemos encerrarnos y esperar a que esto pase…”

Por Jorge Alanis Zamorano

Visitamos el Rancho San Benito, en la comisaria Ekumul, localidad del municipio de Tixkokob muy cercano a Kanasín, que a su vez es uno de los municipios con más contagios de Covid-19. Tanto en Tixkokob como en sus localidades se tomaron medidas muy extremas para entrar o salir, y aún así sufrieron por contagios sus pobladores.

El temor a enfermarse no es pretexto para no trabajar, viven bajo el yugo de la necesidad y de estar enmarcados como zonas marginadas, al igual que muchas otras localidades y municipios de Yucatán. Todos ellos no pueden esperar dentro de sus casas, pues el ganado y la siembra siguen su paso y por supuesto, la necesidad de comer y hacerse de algún dinero para complementar los gastos, es decir, sobrevivir ante un mundo que cambió radicalmente y que hizo un camino inminentemente mucho más difícil.

Insumos suben de precio

De entrada, se han visto muy afectados con el alza de precios de los insumos, como la pollinaza o las sales minerales para el ganado; además, las rutas que toman desde Ekmul a otras localidades han cambiado, pues como han tenido estrictos controles en las entradas y salidas, tienen que tomar otros caminos haciendo mucho más tiempo de traslado y repercutiendo en el gasto de gasolina. Platicamos con Don Francisco Román Pech Pech, quien nos comenta que la situación afecta más a los pequeños productores por las carencias, y aunque el Gobierno Estatal otorga apoyos por medio de diversas asociaciones, éstos resultan insuficientes al tratarse de pequeños productores que ni siquiera alcanzan a cubrir los precios que el gobierno ofrece, aunque sean bajos.

Ante tal situación, complementan la alimentación de sus animales con algo de maíz forrajero y pastos, logrando sobrellevar a sus pocas vacas y cerdos pelones, sin olvidar a su caballo.

Ellos piden a la gente de la ciudad tomar en cuenta el sacrificio que se hace para que los productos lleguen hasta las verdulerías o supermercados, y finalmente a sus hogares.

El impacto de la pandemia en sus vidas

Mencionan que no esperaban que el Covid-19 les fuera a impactar tan fuerte, ya que a diferencia de la ciudad aquí pueden auto sustentarse. Cuentan con ganado y cerdos, pero también hay quienes se dedican a la apicultura y tienen que salir. “No podemos quedarnos encerrados sin salir y esperar a que esto pase. Nuestros precios finales para los consumidores se mantienen bajos y los insumos cada vez son más caros. Nosotros nos arriesgamos para salir y producir, y estamos muy afectados”, puntualizó.

“Hasta el momento en nuestra familia no hemos tenido problemas de contagios y seguimos todas las recomendaciones, pues tenemos que pasar los filtros que se han impuesto aquí en nuestra localidad y en otras más. Una ventaja de estar en el campo es que hay menos gente que en la ciudad y estamos trabajando en cosas diferentes por lo que es poca la cercanía, y comemos lo que producimos”.

Con el tema de las altas temperaturas y el cubrebocas, menciona que en San Benito tienen la oportunidad de quitárselo ya que hay suficiente terreno y distancia entre ellos, de lo contrario sería imposible soportar la jornada; solo cuando se acercan se lo colocan.

Francisco Javier Pech, hijo de don Francisco comenta que: “Tenemos miedo y hemos aprendido a vivir en estas circunstancias, sin embargo, nos da más miedo el pensar qué vamos a comer el día de mañana, conforme pasan los días se torna más difícil. El uso del cubrebocas comienza a ser parte de nuestra vida; sorprende saber en las noticias cuántas muertes están ocurriendo. En lo personal me impactó porque soy ingeniero agrónomo y se han cerrado muchas fuentes de ingreso, hoy día los míos bajaron considerablemente”.

Al final de la charla, comentaron que antes de la pandemia incluyeron en su proyecto paneles solares, con lo que hoy día les ha beneficiado en dos escenarios: no están pagando recibos de luz en estos momentos de crisis y no son presas de los altos e indebidos cobros que la CFE está haciendo con total descaro.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por