Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Nuevos campesinos

Nuevos campesinos

Se asumen como una nueva generación agrícola, se unen en El Colectivo Milpa, buscan el bienestar de los animales, las personas y la tierra.
Son una nueva generación de campesinos, rescatan la agricultura ancestral, de semillas nativas, criollas. Creen que existen nuevas formas de producir alimentos que no dañen la salud, ni contaminen la tierra.
Por Gabriela Pérez

¿Cómo surge Colectivo Milpa?
Surge como un proyecto independiente para darle solución a los problemas de la mala alimentación que llevamos las personas, cuando te vas enterando de qué y cómo están elaborados nuestros alimentos, los productos químicos que utilizan en la agricultura “tradicional” y el efecto que generan en la tierra, plantas, animales y por lo tanto en los humanos, pues comenzamos a buscar formas de alimentarnos que se alejaran de estos efectos dañinos. Empezamos a escuchar sobre lo orgánico, que es saludable, amigable con el medio ambiente. Estudiamos un año en la escuela “U yitz ka’an”, en Maní donde aprendimos de maestros del campo lo que es la producción de hortalizas, frutales, huevo, gallina de patio, un poco sobre plantas medicinales. De ahí comenzamos poco a poco, aplicándolo en nuestro huerto urbano; iniciamos sembrando en un pequeño techo, luego otro, fuimos transformando ese espacio utilizando cajas, cubetas, bidones, todo lo que veíamos alrededor de nuestra casa, lo que la gente consideraba como basura nosotros lo veíamos como una maceta y una oportunidad de producir nuestros alimentos, así fue surgiendo la experiencia de cómo sembrar, hacer semilleros. Comenzamos a dar diversos talleres de agricultura urbana ante el interés de la gente, ya llevamos seis años haciéndolo.

13516454_1717549118461931_5986648457624543871_n

Son cinco los integrantes:

– David Robertson Cubello, lo que más le apasiona es la producción de hortalizas y semillas. Es para él un placer, un hobbie, un amor, la búsqueda y conservación.
– Tomás Gómez Herrera, encargado del área de gallinas y de animales, entusiasta del tema, está por meter cerdos pelones y cabras. Crea platillos deliciosos ofreciendo recetas para cocinar lo que puedes cosechar de un huerto orgánico.
– Santiago Garza Huchim, la mano derecha del colectivo, ayuda con las labores de producción, preparar la composta, el riego, etcétera.
– Doña Silvia Guerra, ayuda con la limpieza de las diferentes semillas que se van produciendo durante el año, hace el trabajo artesanal de limpiarlas para empacar, ponerle fecha y nombre para poderlas tener etiquetadas en su banco de semillas.
– Doris Sánchez Salas, es la diseñadora que apoya con todo lo que es marketing, diseño gráfico, imagen empresarial, identidad corporativa.

Nuevos-campesinos

A todos los integrantes del colectivo les interesa que existan nuevas formas de producir alimentos, verduras, frutas, carnes, huevos, que sean dignas para la vida de las plantas y los animales, que estén libres de crueldad y de las sustancias nocivas, que usadas de manera irresponsable, como se está haciendo ahora, pueda causar daños irreversibles tanto a la tierra como en los humanos.

¿Qué es lo que ofrece colectivo milpa?
Poco a poco nos hemos diversificado:
1) Talleres de agricultura orgánica y permacultura* urbana, enseñamos a las personas a sembrar en espacios reducidos, transformar jardines o techos en huertos urbanos. Fuimos los primeros en ofrecer estos talleres.
2) Talleres en la cría de abejas meliponas en casa, extracción y conformación de semillas, hacer jabones, producir huevo en pequeños o grandes espacios, y elaborar comidas saludables.
3) Hace tres años nos instalamos en Cholul, comenzamos nuestra granja un poco más extensiva con:
– Huerto orgánico donde producimos diferentes especies y variedades dependiendo de la temporada.
– Producción de huevo de gallina de libre pastoreo, nosotros mismos hacemos su alimento.
– Área de producción de composta y abono.
– El banco de semillas, cuenta con más de 400 especies de variedades de hortalizas, criollas, nativas y ancestrales.
– Estanque con tilapias y patos.
– Además está la venta de nuestro producto y el de productores que conocemos y sabemos su proceso de siembra y la materia prima que utilizan. Hemos estado también vinculando a productores para beneficiarnos entre todos, apoyando la producción local de nuevos proyectos de agricultura orgánica familiar. Pueden adquirir plantas de acelgas, arúgula, hojas aromáticas, etcétera, productos frescos y orgánicos tanto de nuestro huerto como de otros productores.
Además estamos abiertos a las visitas escolares, damos conferencias sobre la importancia del consumo local y consiente, ofrecemos semanalmente canastas con panes, quesos, nueces, hortalizas, que son de producción mexicana o local.

En la batalla del día a día por promover el mercado orgánico, ¿cómo viven esa lucha diaria?
Estamos muy contentos, el movimiento está creciendo, cada día más gente procura alimentarse con más y verdaderos productos orgánicos. Aunque hay que admitir que estamos atrasados unos 30 o 40 años en comparación con Estados Unidos y Europa donde es rara la gente que no tiene huertos en casa o no consume productos orgánicos, allá hay gran cantidad de mercados orgánicos y productores, eso hace falta aquí en Yucatán. La batalla va bien aunque es necesario que más personas se interesen en este tipo de alimentación, así como que se difunda lo que hacen en la agricultura industrializada, si la gente lo supiera de seguro dejaría de consumir esos productos y optaría por lo orgánico, debemos cambiar esa mentalidad, esa lucha va a crecer con el poder del consumidor, cuando se tenga la fuerza y decidamos cambiar por estar hartos que nos den basura.
Cómo promotores no sólo del consumo orgánico sino del consumo local ¿qué tan fácil o complicado es iniciar una huerta urbana? ¿Por qué recomendarían hacerlo?
Un huerto en casa es muy sencillo, lo complicado es empezar, la instalación o transformación del espacio, una vez establecido es fácil de mantener y es algo altamente productivo, en un metro cuadrado puedes producir hasta 9 variedades de hortalizas entre raíces, hojas, frutos o leguminosas. También, un huerto urbano ofrece diferentes beneficios, es un espacio de convivencia, de relajación, es terapéutico, productivo, nada va a ser más orgánico que lo que siembras en tu casa, del huerto a tu mesa, genera un ahorro en el gasto familiar, ofrece alimentos de muy alta calidad nutricional, muy buen sabor y más fresco imposible, es sencillo, económico, necesario y es una tendencia que siempre ha existido en nuestra historia, la agricultura de traspatio, el solar maya, y es una práctica muy buena a la que tenemos que volver. Es dedicarle cierto tiempo, las actividades que uno debe realizar son abonar con composta, regar, podar, cosechar y darle un mantenimiento ligero, entonces, una hora que le dediquemos a la semana distribuido en 15 minutos diarios es suficiente, además el huerto ayuda a reciclar porque todos los desechos de casa los podemos transformar en composta.
Es una solución para el abastecimiento de alimentos, si no puedes pagar una alimentación orgánica, sí sembrar para el auto-consumo. Un huerto orgánico es una buena forma de producir uno mismo sus alimentos a bajo costo.

*Un sistema de diseño de medio ambientes humanos sostenibles.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por